sábado, 15 de abril de 2017

El Buitre, los ojos del firmamento

IXOS MONS
El Buitre (1.956 m)
Miércoles, 12 de abril de 2017


            Y terminamos, de momento, nuestra estancia por tierras de Teruel visitando otro de los montes emblemáticos de la comarca de Gúdar-Javalambre, el pico del Buitre, que alberga el Observatorio Astrofísico de Javalambre, en un lugar considerado como con uno de los cielos más limpios del mundo, siendo un referente planetario en materia de desarrollo tecnológico, con “vocación decidida de la Comunidad Autónoma de Aragón por la innovación y la investigación, concretamente por una disciplina de ciencia básica que genera conocimiento y en su día generará otro tipo de tecnologías que tendrán efectos prácticos sobre nuestras vidas, y por tanto, también sobre la economía”, según manifestó Javier Lambán en junio pasado al término de su construcción.

La Higuera, junto a Arcos de Las Salinas

Ermita de San Juanico
            Para acceder a él, hemos elegido una ruta desde La Higuera, una masía perteneciente al TM de Arcos de Las Salinas, desde donde salen otras, pero de mayor distancia. Aun así, la nuestra va a ser la más dura de estos días. Partimos, pues, de esta pedanía desde la que nos incorporamos a las señales de un PR, y que en menos de quince minutos nos hace pasar por la ermita de San Juanico, según reza en la puerta, a donde llega una canalización de la fuente de San Juan, que también visitamos a nuestro paso por ella, situada, claro, en el barranco del mismo nombre, y que atravesamos para ir ladeando el monte Carmona e ir entrando sin apenas darnos cuenta en la cuenca de Los Villares, no sin antes dejar por abajo la llamada Casa del Aguabuena.

Paredones al cruzar el barranco

Collado Sancho
            Conforme vamos avanzando es como si el fondo del barranco quisiera venir a nuestro encuentro, y la verdad es que lo consigue, haciéndonos pasar un poco antes por debajo de unas singulares formaciones rocosas entre las que se abre paso, y que se nos echan encima. Finalmente atravesamos el barranco y continuamos con la subida, hasta dar con el collado Sancho, con su balsa, que nos permite dar vista a la vertiente de Arcos. Unos metros de pista y continuamos por las señales de PR y los enormes hitos, por monte entre pinos, con algún que otro claro para contemplar las grandes extensiones de terreno de estas serranías.

Grandes extensiones para mirar

Sendero por entre el roquedo
            Intuimos que el roquedo que veníamos viendo a la izquierda de nuestro objetivo, lo vamos dejando atrás y a nuestra derecha. Alcanzamos otro collado pelado y plano, que nos da paso hacia el norte dándonos visibilidad sobre esa vertiente, y que nos mete de nuevo en el bosque, a lo que sigue un tramo de rocas, que una vez superado ya tenemos a la vista nuestro objetivo, pero aún queda para alcanzarlo. De nuevo transitamos por bosque, hasta salir ya de él en un lugar próximo a la cima, a la que media una instalación de abrevaderos para el ganado.

Objetivo a la vista

Complejo del observatorio astronómico
            Finalmente alcanzamos el complejo urbanizado de la cumbre del Buitre, con sus cúpulas que, como párpados, preservan esos ojos que todo lo ven, y que causan verdadero impacto visual, y más cuanto más te acercas. Y lo tenemos que hacer del todo, puesto que junto a lo que parece el mayor edificio está situado el vértice geodésico, que indica que hemos hecho cima. Un lugar éste en el que intuimos tienen un febril turno de noche para escudriñar todo lo que se deje por allá arriba.

Aspecto invernal del entorno

En el descenso
            Entre estas reflexiones y otras, echamos bocado, y emprendemos la retirada dirección este, para ir bajando por lo alto de un barranco, hasta dar un giro hacia el sur, que coincide con una zona de rocas en las que hay que extremar la atención, seguida de otra de brusco descenso. El sendero nos va conduciendo al Alto de las Carrascas, hasta el que media un pequeño collado. Se trata de una loma por entre bosque, que termina en otro roquedo, que hace de excepcional mirador hacia el sur, cuya bajada también es muy pronunciada. La tensión del descenso se ve apaciguada por la llegada al apacible asentamiento de Los Villares, o lo que queda de ellos, una vieja masía en ruina total.

Bajando hacia el Alto de las Carrascas

Ruinas de la masía de Los Villares
            El sendero da un giro de 90º hacia el W, asaltándonos a nuestro paso una gran cantidad de sabinas de enorme tamaño. Pasamos por la fuente Los Tormos, a la que hacemos aprecio. Seguimos la marcha, pasando por unas margas royas un tanto delicadas de pasar. Ya tenemos a la vista nuestra meta. Se cruza de nuevo el barranco de San Juan y dejando arriba a nuestra derecha la ermita, en poco más se llega al punto de partida, completando esta espectacular circular por lugares de apariencia árida, pero que guardan en sus entrañas gran cantidad de bolsas de agua, a juzgar por la frecuencia con la que nos encontramos fuentes por el camino, como la que hay en La Higuera, a la que damos buena cuenta por dentro y por fuera.

En la fuente Los Tormos

            Muy bonita circular, como decimos, y algo dura, con sus 13,6 km, que hemos recorrido en 5 h de tiempo total, del que 3h 55’ han sido en movimiento, para salvar un desnivel acumulado de 970 m D+ y D-. Nos vamos. Nos vamos de estas tierras, pero volveremos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario