sábado, 30 de noviembre de 2019

Portalet y cordal del Estremera, de raquetas por la muga

RAQUETAS
Portalet o Pta Estremera (2131 m) 
Ante cima Estremera (2144 m) 
Martes, 26 de noviembre de 2019



            La temprana irrupción de este invierno cobija bajo el manto de nieve a un otoño al que le ha robado tiempo, al que le ha robado protagonismo. Eso en la alta montaña, porque por las zonas más bajas, por las zonas más boscosas sigue refugiado, y bien refugiado, vestido de todos los tonos amarillentos, ocres y marrones, que ninguna paleta de pintor pudiera albergar. Vapuleado por los envites meteorológicos, se resiste a irse a sus cuarteles, dijo que venía para unos meses y aquí está, resistiendo. Pero seguro que donde los hacen estarán ya en plena faena haciendo otro para la próxima temporada.
       
Estreno de temporada


Portalet, con el Midi velado
            Después de unos días, semanas, de parón tras la vuelta de Nepal nos estrenamos con este prematuro invierno y nos calzamos las raquetas para quitarles las telarañas por la zona del Portalet, a donde nos dirigimos con los amigos Marisa, Pepe y Javi, y el inseparable Chiqui, que necesita de pocos aperos. Una vez llegados al puerto carretero, colmado de ventas, no tenemos más que cruzar la carretera hacia la parte este y comenzar ya a pisar buena capa de nieve.

Progresando por la empinada ladera

Siguiendo la huella...
            Tontín tonteando vamos dejando el corredor del Ejecutivo a nuestra izquierda, en el que vemos entrar gente, para continuar ladeando siguiendo unas trazas de esquí, rodeando toda la loma que alberga ese corredor, hasta situarnos justo encima de él al cabo de hora y cuarto. Como en otras ocasiones, en otros lugares, las fuentes no se ponen de acuerdo en los nombres. Suele pasar en aquellos cordales en los que se suceden pequeños promontorios. En este caso, arranca desde el roquedo encima de la salida del corredor, a 2128/2131 m, que también difieren en eso, hasta el Estremera, de 2159/2165, que tampoco hay consenso.

Solaz

Espléndido el circo d'Aneu al fondo
            En el mapa oficial del IGN, que solo es eso, el oficial, de oeste a este hay cuatro cotas, 2131 m, 2144 m y 2152 m, las tres sin nombre, y 2159, como Pic d’Estremere, ya en territorio francés. En otros mapas se barajan los nombres de Pico Portalet, Punta Estremera, Petruso, Antecima de Estremera… También puede pasar que en ambos países se denomine de distinta forma al mismo monte. Personalmente nos quedamos con que el roquedo es el Portalet, por su mayor cercanía al puerto, y al que también se le pudiera llamar Punta Estremera, por eso, por lo de punta, siendo las otras dos cotas hasta llegar al principal, como simples ante cimas.

De contemplación

Salida del corredor del Ejecutivo
           Dicho esto, y situados ya en lo nuestro, que de momento es la salida de ese corredor, donde, por cierto, vemos gente haciendo sus prácticas. Desde aquí, el Portalet y el que le sigue, parecen intratables, el primero por el soberbio y vertical roquedo que presenta, y el segundo por la gran inclinación de su pala. Pero con las montañas pasa lo mismo que con las personas, que si no se les puede entrar por un lado hay que intentarlo por otro, no hay que abandonar a la primera. Pues eso, que vamos subiendo por la ladera que vemos más asequible y conseguimos darle la vuelta por el lado este hasta alcanzar su cima, que cae a pico sobre el espacio Portalet.

El Peyreget y el Midi d'Ossau

Hacia la zona del Puerto Viejo de Sallent
            Las vistas que nos ofrece, que parcialmente ya las veníamos trayendo, son auténticamente espectaculares, especialmente hacia la zona d’Aneu y Midi, cuyo porte quita el hipo. Desde aquí se ve ya muy fácil el alcanzar ese primer promontorio del cordal en dirección al Estremera, que alcanzamos en cosa de 5 minutos a través de un pequeño collado, y que nos sirve para hacer el regreso, desde el que continuamos descenso. Y lo hacemos hasta alcanzar las primeras rampas de la mañana, que para bajarlas nos parecen demasiado pronunciadas, por lo que optamos por ampliar el circuito de bajada y encararnos hacia el valle del Puerto Viejo de Sallent, por donde también encontramos fuertes pendientes, pero que con cuidado solventamos.

Hacia Tendeñera

            Finalmente, llegamos al punto de partida, habiendo pasado una sorprendente buena mañana en la montaña invernal, dado el mal tiempo reinante desde hace semanas, a la que le hemos echado 3h 45’ de tiempo total, del que 2h 5’ han sido en movimiento, para recorrer apenas 5,5 km, y salvar un desnivel acumulado de 450 m D+/-. Buen estreno de temporada, sí señor.


Alguna fotico más, aquí.

viernes, 29 de noviembre de 2019

V Gala CP Mayencos

V Gala CP Mayencos
Sábado, 23 de noviembre de 2019
Club Pirineísta Mayencos (Jaca)



            El sábado día 23 de noviembre, y por quinto año consecutivo, se celebraba en la Sede Social del CP Mayencos su Gala Anual, en la que se daba cuenta a los socios, medios de comunicación y a la ciudadanía en general, de la Memoria Deportiva de las secciones, así como la presentación de la temporada que da comienzo. Al cabo de dichas presentaciones tenía lugar el entrañable acto de entrega de los reconocimientos que cada sección otorga a los deportistas destacados bien por sus logros en la temporada, bien por su trayectoria, finalizando la velada con la mención especial que hace el club a alguna persona o entidad que lo ha merecido por su vinculación o colaboración con el club, y con la entrega del galardón a los socios que el año que termina ha hecho octogenarios.

Chelo Ocaña

          Abría el acto la Sección de Montaña, cuyo vocal Chema Tapia hacía referencia a que este año se ha cumplido el 50 aniversario de la creación de la sección en el seno del club. Asimismo, en su balance hacía mención a que sigue creciendo en número de licencias, situando por tal concepto al club en el puesto número 11 de entre los 200 adscritos a la FAM. En el terreno deportivo se deba cuenta de las actividades realizadas, siempre con algún fallo por mal tiempo. Entre las desarrolladas, cabe destacar el trekking y ascensión al Mgoun, en el Atlas marroquí, y el trekking de la vuelta al Manaslu, en Nepal. Sin olvidar el capítulo de formación, que también ha estado presente con una jornada de Fotografía de Montaña y otra de Escalada en Roca.

María Antonia García "Toti"

          Para el próximo año presentaba su calendario con nuevos objetivos, tanto en los Pirineos como en el prepirineo, destacando la salida a la Sierra de Gredos a finales de agosto, con la mirada puesta en el Almanzor. A destacar también dos jornadas en alta montaña a realizar conjuntamente con el CAS de Aínsa, a doble partido. La formación tiene especial relevancia, hay cuatro jornadas dedicadas a ello, dos en aula: Seguridad en Montaña, a cargo de Alberto Ayora, gran experto en la materia y Miembro del Consejo Asesor Científico de las Montañas (FEDME); Clima y Tiempo en Montaña, por Javier del Valle, Doctor en Climatología y Profesor del Centro Universitario de la Defensa, de la Universidad de Zaragoza. Y otras dos sobre el terreno: Prácticas de Escalada en Roca, asistida por Aragón Aventura; y Ecos de Sobrepuerto, de la mano de José Miguel Navarro, Educador Ambiental, escritor y divulgador. Notable también es la concesión de la Insignia de Oro de la FAM, por esos 50 años.

Antonio Bergua "Toño"

          Los homenajes estaban dedicados este año a tres personas. Por un lado a Chelo Ocaña y María Antonia García, a ambas por su dilatada vida montañera, y especialmente por su destacada participación en el trekking del Manaslu, por su compañerismo ejemplar. También a Toño Bergua, por su fidelidad a la sección y su aporte e iniciativa en la difusión de rutas en media y alta montaña.

El Presidente del Club y el Vocal de Montaña arropando
a los homenajeados de la Sección Montaña


          Seguidamente era Michel Galay quien, en nombre de la Sección de Triatlón, remarcaba que aunque con pocos participantes, la actividad no cesa en todas las modalidades: en Triatlón de Invierno, el Campeonato de Aragón en Ansó y el de España en Vinuesa. Cinco Triatlones de Verano en distancia Half (1900+90+21). Dos en distancia Olímpica (1500+40+10). Y uno en distancia Sprint (750+20+5). Duatlón de Larga Distancia en Híjar. Sin olvidar la modalidad Hironman (3800+180+42), cuya consecución se veía cubierta en el Chalenge de Madrid y en el de Emilia-Romagna, de Italia.


          Cabe destacar también la participación de varios de sus integrantes en diversas pruebas, como maratones, medios maratones, pruebas ciclistas de gran dureza y carreras por montaña. Se ha vuelto a organizar el Triatlón de Invierno de Ansó, Campeonato de Aragón, y estamos ya organizando la que será la edición número veinte. Un componente ha realizado el curso de Entrenador de Triatlón Nivel 1, que se postula a entrenador en el seno de la sección.


            Los galardones eran entregados a Isabel Llorente y Francisco Cubero, dos fieles integrantes de la sección, con un alto grado de participación y colaboración con el club y particularmente con la sección.

Con Isabel y Fran, los homenajeados por Triatlón


            José Miguel Martínez, como vocal saliente de la Sección de Esquí Alpino y en representación también de Competición, era quien, pasaba a desgranar la temporada, de la que destacaba su irregularidad y escasa en el tiempo, lo que producía una merma considerable en el número de cursillistas. Se ha contado con la colaboración de Volkswagen, que proporcionó cascos para los chicos. En U10 y U12 se participó en 5 competiciones, y U14 y U16 en 11, destacando a Ánder Mintegui como Campeón de España en U16. Y por clubes, terceros en Copa de Aragón y cuartos en Copa de España U14/U16.

Beatriz Arceredillo recoge el galardón de su padre

            Para la próxima temporada se va a seguir potenciando la sección con los dos vocales que se incorporan, aprovechando el buen estado de pistas en fechas tan anticipadas.

Iciar Rivera recoge el de Ánder

          Pedro Arceredillo y Ánder Mintegui eran los depositarios de los galardones. El primero por su larga e intensa dedicación a la sección en los años en los que era vocal. Y a Ánder por su trayectoria deportiva desde su más tierna infancia, y su posición en lo más alto del palmarés nacional. Por diversos motivos no podían hacer acto de presencia, recogiendo Bea Arceredillo, de parte de su padre, e Iciar Rivera, por su hijo.

Familiares de los dos homenajeados en Esquí Alpino


            Por parte de Esquí Nórdico, era su vocal Txema Pamo quien señalaba que la temporada pasada en líneas generales había concluido bien, consiguiendo varios pódium. También destacar la organización del Campeonato de España de Rollerski 2019 Loterías-Trofeo Ciudad de Jaca y el clásico Trofeo Apertura Mayencos.

            La próxima temporada se espera iniciar con los cursillos y el 29 de Diciembre disputar el Trofeo Apertura Mayencos. Además organizaremos el Campeonato de España de Larga Distancia.


            En este caso, los galardones recaían en Mikel Lasa, por su apoyo a la sección y por mantener vivo el intercambio con el club Koll de Noruega; y en Noel Marcén por su trayectoria deportiva y los logros conseguidos este año.

El Vocal de la Sección de Esquí de Fondo con Noel Marcén


            Pedro Marco, vocal de Esquí de Montaña, tomaba la palabra a continuación para destacar la buena salud de la que goza su sección. Presentaba un vídeo resumen de la temporada. Señalaba las salidas de sábados y domingos por los alrededores de Astún, las intensas jornadas dedicadas a la formación, la travesía de dos días realizada entre Candanchú y Lizara, y regreso, y la participación en la Silvretta, una dura ruta de seis días de duración por los Alpes. Así como la implicación en las organizaciones de la Travesía Regil y en la Travesía Valle del Aragón.

Con Ana Armendáriz

            De cara al año próximo, la intención es seguir haciendo promoción en el Valle del Aragón, a través de las RRSS, y continuar con las salidas habituales de fin de semana, especialmente con las de más de un día, que refuerzan la cohesión del grupo, porque “… lo importante es hacer equipo…”, como declaraba Pedro. Sin olvidar también la fuerte apuesta por la formación, indispensable en evitación de riesgos.

Pedro Marco, Vocal de la Sección de Esquí de Montaña, con Edu Pérez

            En el apartado de galardones, eran depositados en manos de Edu Pérez, por su implicación en las actividades de la sección; y en Ana Armendáriz, por su trayectoria deportiva y los valores que representa.

 
Con los dos homenajeados

            Michel Galay, que se hace cargo de la resurgida Sección de Biathlon, se mostraba esperanzador al haber recuperado esta actividad para el club. Se ha estado trabajando ya con tres biathletas senior a los que se va a añadir una junior. También adelantaba que la FADI está en trámites para encargarse de la gestión del Estadio de Biathlon de Candanchú, el único de España. Como objetivos se fija, junto con la FADI, potenciar esta modalidad en Jaca, participar en las cuatro competiciones programadas para este año, informar a todo el que esté interesado y colaborar en la difusión del biathlon en los medios de comunicación. También recuperar a los chicos y chicas que, a partir de los 16 años dejan los cursillos de Fondo y no entran en el CETDI, con el fin último de crear un Centro de Tecnificación. Como actividades, se marca el establecer un calendario de entrenamientos y convocar unas jornadas de iniciación para pequeños y mayores.



Sergio Pérez con el galardón de Deportes Goyo
          Se cerraba el acto con la entrega de los galardones que concede el club. Era Sergio Pérez quien recogía el destinado a Deportes Goyo, como regente del establecimiento que mantiene el nombre de su padre, y que lleva vinculado al club desde hace décadas, así como toda la familia, tanto en el ámbito deportivo como en el colaborativo. También se homenajeaba a José Miguel Martínez, vocal saliente de Alpino, por su dedicación en toda una década.

José Miguel Martínez, el vocal saliente de la Sección de Esquí Alpino

            Los seniors de este año han sido José González, montañés y montañero, pionero de los Grupos de Montaña de la Guardia Civil. Y Manolo Marco, memoria viva del club, miembro de la Junta Directiva durante muchos años y fiel colaborador, así como su familia.

El Presidente y el Secretario con Sergio Pérez y los veteranos José González y Manolo Marco

            Esperanzados con estas nieves tempranas que nos han visitado, y con los mejores deseos de que sean el preludio de una buena temporada, se daba por finalizada esta quinta gala del CP Mayencos.

Foto de familia de los galardonados en la V Gala CP Mayencos

            Las imágenes de interior han sido cedidas por El Pirineo Aragonés. Gracias Ventura!!! 
              El reportaje completo lo publicó el club aquí, indicando igualmente la autoría.
            El resto de imágenes han sido aportadas por los responsables de las distintas secciones.
             Vídeo del programa Ondas Blancas de Huesca TV.

Trekking vuelta al Manaslu, tocando el cielo

AQUERAS MONTAÑAS
Trekking vuelta al Manaslu
CB Manaslu (4840 m) 
CB Larke (5170 m) 
Larke La (5150 m) 
Del 9 al 30 de octubre de 2019



            De nuevo damos el salto a tierras himaláyicas, esas que congregan y soportan las montañas más altas del mundo. De nuevo por Nepal, esta vez para formar parte de un grupo de 13 mayencos y realizar el trekking de la vuelta al Manaslu. De nuevo. Sí. De nuevo, y esta vez para hacer el circuito por entre verdaderas catedrales naturales, inmensas montañas cuyas cumbres alcanzamos visualmente, pero que su presencia en lo más alto de ellas está reservada solo para unos cuantos privilegiados. Pero nosotros, que somos de buen conformar, gracias damos por haber estado allí, por entre sus pliegues, pasando las incomodidades propias de tierras hostiles, solo compensado por el inmenso disfrute de estar entre ellas, asombrándonos por ellas, latiendo con ellas, respirando con ellas… sintiendo con ellas.


            Como cada dos o tres años, el club volvía a programar un viaje a esas tierras lejanas, allí donde las montañas cobran otra dimensión, allí donde las montañas se empinan hacia el infinito, allí donde las montañas y sus gentes forman un binomio indisoluble, en el que la fuerza, la resistencia, la belleza, el no saber disociarlo, se ve, se palpa en cada rincón. Está inscrito en el ADN de ambas partes, y de nuevo, una vez más no nos lo hemos querido perder. Allí hemos estado para que no nos lo contaran, caminando por sus senderos, ascendiendo a sus altos, cruzando sus barrancos, sus puentes colgantes, admirando todo cuanto se nos venía encima, que era mucho. Pura naturaleza en su máxima expresión. Y de las gentes, ¿qué decir? Amables, sonrientes, hospitalarios, que saben extraer de la tierra todos sus beneficios, haciendo de la necesidad virtud. Hablamos de las gentes rurales, claro. Las ciudades… las ciudades es otra cuestión.


            Este año coincidía además con el 50 aniversario de la creación de la Sección de Montaña en el seno del club, y era un motivo más, quizá el mayor de ellos, para lanzar una nueva aventura, que en esta ocasión nos iba a llevar, como decíamos, de nuevo a Nepal, un país fascinante y asombroso en todos los sentidos y por todos los extremos. El club ya había estado en el trekking del Baltoro, en Pakistán, en 2006; y en el país nepalí en el del Everest, por más de un itinerario, en 2008 y en 2014, y en el de los Annapurnas, en 2010. Del primero y de este último habíamos formado parte. En esta ocasión, el objetivo era el del Manaslu, gran montaña que, con sus 8163 metros de altitud, es la octava más alta del planeta, visitando su Campo Base, a más de 4800 metros; y como los más intrépidos buscan algo más, siempre hay un pico a mano, un pico a priori accesible... ya veremos, y que en este caso era el Larke, de 6249 metros.


            La expedición mayenca comenzaba la víspera de su partida, cuando la compartía con los medios en el incomparable marco del Salón de Ciento del Ayuntamiento de Jaca. Ante los medios de comunicación locales, éramos Luis Rodríguez, Presidente del Club, Fernando Val, representando a esos 50 años de la Sección de Montaña, y uno mismo, como actual responsable de la misma, los que hacíamos una presentación del trekking del Manaslu, con visita a su Campo Base, de 4840 metros, y paso por el Larke La, de 5150 m, tras haber dejado atrás el CB del propio Larke Peak, de 5170 metros, a cuya cumbre, de 6249 metros tienen aspiración de subir 6 de los 13 miembros.



            Antes de entrar en la crónica, tenemos que advertir que los nombres que se han adoptado para determinar los lugares pueden variar ligeramente dependiendo de las fuentes. También hay escasa precisión con los datos descritos en cuanto a altitudes, distancias o desniveles, ya que no coincidían diversos GPS, incluso hemos encontrado diferencias, grandes en ocasiones, entre mapas locales, cartelería sobre el terreno, informaciones en webs, etc… De modo que hemos indicado lo que nos ha parecido más razonable en cada caso. Otra advertencia es la relativa a los horarios, que allá donde figure la hora siempre se trata de la local, cuyo desfase con España es en Doha 1 hora de adelanto, y en Nepal 3h 45’ en horario de verano, y como nos pillaba el cambio de hora europeo en el último fin de semana de estancia, a ese desajuste hay que aumentarle una hora más a partir de la madrugada del día 26 de octubre.





Miércoles 9 y Jueves 10. Tránsito en rodantes a Madrid y aéreo a Katmandú.
Primer encuentro de todo el grupo, en la T4 de Barajas
            A una hora prudente de la mañana, 7:30, salimos de Jaca con Chelo, Carlos y Luis, en la furgoneta de este último. La mirada mental puesta en las montañas… pero tardarían algún día en llegar. Mientras tanto, rumbo a Madrid con parada en Zaragoza, a recoger a Josemari y a Ángel y en Guadalajara para hacer lo propio con Mª Antonia. Al filo del mediodía llegamos a la T4 de Barajas, donde se nos unen el resto de compañeros: Ander, Mikel, Aner y Aritz, del entorno de Mondragón, y Luis y Manolo, desde el mismo Madrid. Facturar, comer en el aeropuerto, y a eso de las cinco de la tarde levantamos vuelo para acompañar al planeta en su rotación, algo más rápidos, eso sí, y recalar en Doha, capital de Catar.
Recién llegados al aeropuerto Tribhuban, de Katmandú, el único internacional de Nepal

Recibimiento en el hotel Malla
            De allí, tras un breve plazo de tiempo, volvemos a embarcar en dirección a Katmandú, a donde llegamos algo pasadas las diez de la mañana, de su mañana… que ya son de mañana… es decir, del jueves. Dos horas y media de tránsito interno por la pequeña terminal aeroportuaria da una idea de lo que es esto. Es justo la mitad del tiempo que nos ha costado el vuelo desde Doha. Estas cosas son así.

Luis hace entrega del banderín del club a Sanjai, de Thamserku

Primera comida en Thamel, cerca del hotel
           Cuando conseguimos desembarazarnos de toda la burocracia salíamos al exterior, siendo recibidos por nuestros anfitriones de Thamserku, la agencia local, que nos daban la bienvenida y nos acompañaban al hotel Malla, en Thamel. Recepción en el hotel a cargo de Rai, “il capo”, Sanjai, el responsable de nuestra cuenta, y Pasang, el guía jefe y sherpa de altura, que no se iba a separar ya de nosotros en unas cuantas jornadas. A continuación, a pasar el resto del día por los alrededores, en una ciudad, y territorio en general, que se prepara para unas jornadas festivas, que nos pillarían a la vuelta.



Comienza la aventura con los rodantes, que no es menos aventura

Viernes 11. Tránsito en rodantes. Katmandú – Arughat Bazaar – Soti Khola.
Parada a repostar
            Jornada de rodantes, pero no por ello descansada, ya que precisamente por eso, iba a ser dura. Comenzaba a las nada despreciables cinco y media de la mañana, para al cabo de una hora montar en el bus para ir mimetizándonos ya con el caótico tráfico callejero de la capital, y salir por la colapsada Prithvi Highway, la autopista, como les gusta llamar a ellos, que enlaza con Pokhara, recorriéndola hasta Soti Khola. La dimensión de las ruedas y la suspensión del vehículo ya nos había dado una idea de cómo iba a acabar el viaje. La tarde se empleaba en estirar las piernas por los alrededores… Algunos subiendo y bajando más de dos mil escalones.

 
En la salida vespertina a estirar las piernas
Sábado 12. Et. 1. Soti Khola – Maccha Khola.
Nuestros sufridos porteadores
       Fiesta en nuestra tierra, especialmente en la capital maña, que entrañablemente recordamos. Tras pasar una noche apacible, cuyos sueños han sido mecidos por el rugir del Budhi Gandaki, nos ponemos en marcha en nuestro primer día de ruta. Nuestro deambular por un conato de pista muy por encima del río nos da una extraordinaria perspectiva sobre él y todos los verticales barrancos que lo alimentan. Al propio tiempo, vamos tomando contacto visual con alguna montaña que ronda ya los siete mil metros, mientras circulamos por ambiente puramente tropical. No hay que olvidar que estamos a la misma latitud que nuestras islas Canarias. 

Una de las pocas anchuras del Budhi Gandaki

            Nuestra llegada a Maccha Khola se caracteriza por seguir acompañados de este enorme río, y lo haremos durante unas cuantas jornadas más, en las que seguiremos subiendo su curso, pero hoy:

Soti Khola: 700 m
Maccha Khola: 900 m
Diferencia de cota: 200 m+
Distancia: 13,4 km
Duración total: 6h 30’ 
En movimiento: 3h 30’
Desnivel: 520 m D+ y 310 m D-

Cenando en Maccha Khola


Domingo 13. Et. 2. Maccha Khola – Jagat.
Imagen que corta el aliento
            Durante esta segunda etapa continuamos junto al río, y por unos escenarios increíbles de corte tropical. Antes de comer pasamos por Tatopani, otro de tantos lugares donde la naturaleza te obsequia con aguas termales. Son muchas las localidades con ese nombre, que hace alusión a un entorno termal (tato=caliente / pani=agua). Se va sucediendo el cruce de barrancos laterales a través de los típicos puentes colgantes, y viendo en la pared del otro lado del río principal esas muescas de inicio de construcción de pista que, en pocos años abocará a este todavía joven itinerario en algo parecido al de los Annapurnas, con la compañía de rodantes… pero son los tiempos y no se les puede reprochar a estas gentes el que quieran salir de su aislamiento. Paramos a comer en Dobhan, donde nos encontramos una estampa que nos llama poderosamente la atención: una familia faenando en un pequeño corro de tierra, el padre tirando del arado, el hijo echando todo el peso de su cuerpo sobre él para ganar profundidad, y la madre detrás de ambos sembrando las patatas. Más adelante pasamos por una aldea situada de forma privilegiada sobre una enorme anchura del río, que nos sorprende; tras cruzar un barranco tenemos que superar esa gran anchura por la pared, a través de una pasarela metálica que recuerda a la de Alquézar, salvando las distancias.  


Extraordinaria atalaya sobre del Budhi Kandaki, desde Dobhan

            Esta dura etapa concluye en Jagat, un pueblo en el que ya hay escuela primaria, y se esfuerzan por mantener la limpieza en las calles. La etapa de hoy se hace larga, y se termina con ganas de llegar:

Maccha Khola: 900 m
Jagat: 1400 m
Diferencia de cota: 500 m+
Distancia: 25,4 km
Duración total: 9h 30’
En movimiento: 6h 15’
Desnivel: 940 m D+ y 440 m D-

Parte del grupo con los porteadores y algún guía, tras el paso por la pasarela


Lunes 14. Et. 3. Jagat – Deng.
Pulcras calles de Jagat
            Salimos de Jagat, donde ya nos empiezan a acompañar los símbolos budistas, como banderas de oración, muro mani, pequeña estupa… que se van a ir haciendo patentes a lo largo de todo el recorrido, especialmente en altura, que es donde esa creencia es mayoritaria sobre la hinduista. Se suceden las aldeas, con los paisanos ocupados en sus tareas cotidianas, que por esta época del año parece ser la recolección de cereal y legumbre. El dal bhat, plato nacional de Nepal es una combinación entre lentejas (dal) y arroz (bhat), presente en todas las mesas, aunque, por repetitivo procuramos buscarle alternativas, aunque hay que confesar que como en Sirdibas, tal y como nos prometió Pasang, nuestro sherpa jefe, no íbamos a comerlo de bueno. Nuestro río particular se iba encajonando entre enormes paredones, lo que daba al entorno un ambiente más íntimo. El desnivel acumulado casi triplica la diferencia de cota entre origen y destino, lo que da una idea del incesante subibaja que nos metemos hoy.


Uno de los innumerables puentes para salvar ríos y barrancos

            Llegamos a Deng, casi de noche y con un ambiente frío, no en vano estamos ya a más de 1800 metros. Jornada dura, sin duda:

Jagat: 1400 m
Deng: 1860 m
Diferencia de cota: 460 m+
Distancia: 21 km
Duración total: 9 horas
En movimiento: 6h 45’
Desnivel: 1040 m D+ y 550 m D-

Naturaleza salvaje


Martes 15. Et. 4. Deng – Namrung.
Interminables subidas y bajadas de escalones
         Las condiciones ya van empeorando, el frío va haciendo acto de presencia, así como el impresionante Shnghiri Himal, que llevamos viendo ya dos días. Poco a poco nuestro contacto con la naturaleza se va estrechando y la vegetación sigue siendo exuberante. Se suceden las caravanas de mulas, unas suben, otras bajan, unas cargadas, otras de vacío. En un interminable sube y baja llegamos a Namrung, donde lo primero que nos encontramos es un establecimiento nuevo, enorme, con una gran puerta de madera, que desentonaba con el entorno, cuyo dueño, vestido a la usanza tradicional y con un crío en brazos, recibía al viajero. Un establecimiento que luego visitaríamos con gran asombro, y en el que probaríamos productos deliciosos. 


Al paso junto a un muro mani

            El alojamiento, en otro lodge, más normalito, donde apetecía ya el calor de la estufa. Hoy tampoco hemos ido de vacío:

Deng: 1860 m
Namrung: 2630 m
Diferencia de cota: 770 m+
Distancia: 18,2 km
Duración total: 7h 30’
En movimiento: 5h 30’
Desnivel: 1300 m D+ y 520 m D-

El dueño de la baquería


Miércoles 16. Et. 5. Namrung – Sama Gaon.
Una de las muchas aldeas que salen al paso
        Iniciamos esta quinta etapa acompañados de unos enormes campos de cereal, que fosforito saludan al mundo. En un circuito en pleno despertar es frecuente ver en las aldeas nuevas construcciones de casas de madera para habilitarlas como lodges, y es algo que se hace más presente en Lho, un pueblo ya de grandes dimensiones en donde la madera deja paso al cemento. En una de las aldeas anteriores a Lho ya la visión del Manaslu había salido a nuestro paso, marcando un antes y un después en el trekking y, desde luego, es una imagen difícil de olvidar, especialmente cuando lo tienes enfrente mientras comes. Tras el ascenso por un encantador barranco, junto a enormes especies arbóreas nos encontramos con una extensa aldea, Shyala, con un ambiente tibetano que nos enamora. 


Primera vista sobre Manaslu

            Llegamos a Sama Gaon, donde nuestro acomodo va a ser de dos noches. Las cifras de hoy no distan mucho de las anteriores:

Namrung: 2630 m
Sama Gaon: 3520 m
Diferencia de cota: 890 m+
Distancia: 16,7 km
Duración total: 7h 50’
En movimiento: 5h 30’
Desnivel: 1310 m D+ y 420 m D-

Venta callejera de artes manuales


Jueves 17. Et. 6. Sama Gaon – CB Manaslu – Sama Gaon.
Desvío para el CB del Manaslu, que ya nos tiene en su radar
            El frío ya se hace notar, no en vano estamos a más de 3500 metros de altitud. Hoy va a ser un día especial, nuestro corazón va a estar más cerca del de Manaslu, esa montaña que lo domina todo por aquí. Como va a ser una jornada de ida  y vuelta al mismo alojamiento, nuestros seis porteadores guardan un día de merecido descanso. Transitamos parte del camino que mañana, ya sin retorno, haremos para seguir el trekking, pero hoy, al llegar al cruce nos desviamos para dirigirnos hacia el CB de esta gran montaña. Por entre otoñal bosque de abedules primero y a cielo descubierto después, nuestros pasos van ascendiendo por interminables cuestas, a la par que se nos va abriendo la vista sobre ese glaciar en claro retroceso, que desagua en el Birendra Tal, un lago color turquesa que me recuerda al del Gangapurna, por encima de Manang, en el trekking de los Annapurnas


Birendra Tal, donde se remansan las aguas del glaciar


Otoñal ascenso
            Conforme nos acercamos al CB se va velando la vista del Manaslu, como queriendo preservar su intimidad. Comida de picnic y fotos… que si todos los días hay muchas, hoy, más. Es una sensación extraña la que se tiene a esta altura y rodeado de tan imponente naturaleza salvaje. Es asombro, es privilegio, es admiración, un escalofrío te recorre la médula espinal desde el mismísimo sacro hasta la nuca, y más allá. Es un orgullo el haber podido llegar hasta aquí, y a la vez con gran humildad al sentirte tan pequeño, tan vulnerable, ante tamaño escenario. Si todo esto se siente aquí, ¿cómo se puede soportar lo que se siente en la cumbre? Es algo que no podemos hacernos una idea, y que no comprobaremos personalmente nunca, porque está reservado a los aspirantes a licenciatura, mientras que nosotros no pasamos de primaria. Vuelta por el mismo itinerario a Sama Gaon, donde se va viendo la tendencia al mal tiempo, cuyas previsiones cubren la jornada del paso y las posteriores de ataque a cumbre. 


Tocando los cielos

            La etapa de hoy, para ser una jornada de no avanzar en este circuito, ha superado todas las expectativas:

Sama Gaon: 3520 m
CB Manaslu: 4840 m
Sama Gaon: 3520 m
Diferencia de cota: 1320 m+ y 1320 m-
Distancia: 13,7 km
Duración total: 8 horas
En movimiento: 5h 20’
Desnivel: 1350 m D+ y 1350 m D-.

En el Campo Base del Manaslu, a más de 4800 metros de altitud


Viernes 18. Et. 7. Sama Gaon – Samdo.
Iniciando la ruta hacia Samdo
            Ha estado lloviendo por la noche, y a la mañana vemos que la cota de nieve está muy poco por encima de nosotros. Pertrechados con los avíos de agua salimos recorriendo los primeros compases del camino de ayer, para continuar hacia Samdo, sin sufrir demasiado los envites del tiempo, y en una corta etapa, en la que nuestro latir comenzaba ya a acelerarse, y no solo por la altura, casi 3900 metros, sino porque nos íbamos acercando ya, un día más, a ese paso cumbre de nuestro trekking, el Larke La. Antes de comer, algunos ya nos damos una vuelta subiendo por una loma hasta unas banderas de oración, desde donde se tiene una extraordinaria vista sobre el pueblo, el gran valle donde está enclavado y otros que confluyen en él. Comemos en el mismo alojamiento que nos va a albergar esta noche, y después volvemos a salir, esta vez con todos, hasta una atalaya muy cercana a la de esta mañana, y desde ahí algunos nos adentramos cabalgando por la mismísima cresta de una enorme morrena lateral del glaciar del Samdo, con su Mayol Khola, hasta que descendemos por un pequeño valle contiguo, ante el asombro de un rebaño de yaks. 


Sobre la morrena del glaciar del Samdo


Lo escatológico se hace necesidad
            El tránsito por el interior de la aldea es una auténtica inmersión a la Edad Media. Sus calles sin pavimentar, por donde circula toda clase de fluidos; sus casas en precario, sus patios, sus gentes, la escuela con los niños en el patio, la fuente del pueblo con las mujeres lavando y fregando, todo un genuino ambiente de vasallaje. La cercanía al Tíbet le da un ambiente especial. Entre tanto, vamos llegando hasta nuestro lodge, con las incomodidades propias de la altura y de la lejanía. Por aquí no abunda la leña, la estufa la encienden tarde y con excrementos de yak, con la humera correspondiente, tanto que hay que abrir puertas y ventanas… así que no se sabe qué es peor. Va llegando el anunciado mal tiempo. Tarde desangelada, pronto al saco. 


Mujer en sus faenas cotidianas

            La tarde ha sido un complemento a la mañana, que en su conjunto no está nada mal, dando así por terminada esta séptima etapa:

Sama Gaon: 3520 m
Samdo: 3860 m
Diferencia de cota: 340 m+ (+ 265 m de la tarde)
Distancia: 7,6 km (+ 3,8 km de la tarde)
Duración total: 2h 45’ (+ 2 horas de la tarde)
En movimiento: 2h 15’ (+ 2 horas de la tarde)
Desnivel: 375 m D+ y 55 m D- (+ 265 D+/- de la tarde)

De regreso del paseo vespertino


Sábado 19. Et. 8. Samdo – Dharmasala.
Tras cruzar el puente, el valle de la derecha conduce a los
pasos con dirección al Tíbet. Nosotros por la izquierda
            Las previsiones meteorológicas, que llevamos siguiendo desde hace dos días, permanecen en sus posiciones, siguen siendo tozudas, a pesar de que hoy los cielos se nos abren para nosotros. Continúa la incertidumbre acerca del asalto a cumbre. La etapa de hoy nos va a llevar hasta lo que es el Larke Phedi, un asentamiento, llamado Dharmasala, con alojamientos prefabricados y tiendas de campaña. Antes hemos dejado la vía principal, que se dirige al tentador y cercano Tíbet. Llegando al citado enclave se abre a nuestra izquierda otro de los enormes glaciares con sus marcadas morrenas laterales y central, el de Syacha, que junto a las altas cimas que lo albergan, como el Naike Peak, de más de 6400 metros, es objeto de nuestra admiración lo que queda de día, cuya actividad hasta aquí, aunque agravada por la altitud, ha sido corta y llevadera. 


Glaciar de Syacha


Llegando... ya falta poco
            Hay quien aprovecha para continuar por la tarde con su aclimatación, aunque la subida al pico sigue en entredicho. No obstante, Pasang se acerca al CB del Larke para verificar que han llegado los recursos humanos y materiales para ascenderlo. A la vuelta, nos comunica que está todo listo, aunque se ve evidente que hay que hacer alguna modificación sobre lo previsto, ya que el campo base está en la misma ruta del Larke La, como a unos 15/20 minutos antes, por lo que se hace absurdo que mañana, el grupo de trekking acompañe al de ascensión al CB y regrese aquí, del mismo modo que lo es el que el de ascensión, el supuesto día de descenso pase por aquí para ir al paso. 

Tienda con vistas a la calle

            La desapacible tarde se va echando encima y el tímido sol deja paso al frío… a más frío. Bien se vale que hoy…:

Samdo: 3860 m
Dharmasala: 4460 m
Diferencia de cota: 600 m+
Distancia: 5,9 km
Duración total: 2h 40’
En movimiento: 2h 15’
Desnivel: 720 m D+ y 120 m D-  

Dharamsala, en un escenario de ensueño


Domingo 20. Et. 9. Dharmasala – CB Larke – Larke La – Bimtang.
Camino del Larke La
           Según convenido ayer, todos vamos a adelantar la marcha un día. El grupo de trekking sale un par de horas antes que el de ascensión, que va más rápido, con idea de juntarnos en el campo base, a donde se quedaría este último, aunque ya habían manifestado su voluntad de acompañarnos hasta el mismísimo paso. Al poco de amanecer, y nevando bajo una espesa capa de niebla, partimos los del primer grupo hacia nuestra cumbre de hoy, hacia nuestra cumbre del conjunto del circuito. Salimos de los 4460 metros de altitud, por terreno inhóspito y desolado, pero con una belleza sin parangón. Dejamos atrás un pequeño lago glaciar, con su banquisa. En un pequeño albergue nos sorprenden con una sopa caliente, que agradecemos, y donde ya nos había dado alcance el grupo de ascensión. Continuamos por zigzagueantes caminos, por cantos de morrenas, ajenos a lo que las nieblas nos ocultan por encima de ellas que, desde luego, tiene que ser impresionante. Unas nieblas que empañan también esos propósitos de cima.


Otro lago helado próximo al CB del Larke

Seguimos cruzándonos con caravanas de mulas
           Sigue nevando, y al filo de las diez y media llegamos a una enorme explanada, que no está muy claro si es el campo base o no, junto a un gran lago medio helado. Los de expedición cumplen con su voluntad de acompañarnos hasta el paso. A las 11:15 de la mañana,  y bajo una copiosa nevada, alcanzamos el anhelado paso, el Larke La, a 5106 metros según el cartel, aunque corregido a mano a 5160, 5135 según el mapa, y 5150 según el GPS. De cualquier modo, una altura considerable en la que nos sentimos pletóricos por haberla alcanzado, siendo el cénit de nuestro periplo. No así el del grupo de ascensión, en el que siguen las dudas sobre su aventura. 


Junto al campo base del Larke


Mismo ambiente en buena parte del descenso
            No para de nevar, y la ruta se hace más difícil, complicándose para algunos del grupo, por lo que se decide continuar el descenso todos y ya ir viendo. Y lo que se va viendo es la necesidad de que nos acompañen hasta abajo, porque surgen dudas de si se llegará de día. No obstante, Nims, sherpa de altura, y Mikel, del grupo de cima, vuelven al campo base para comunicar la situación, y ya veremos mañana qué pasa, porque aún hay margen. En un terreno ya más cómodo, aunque sigue nevando, nos detenemos en Dangboche Karka a comer, para continuar seguidamente hasta Bimtang, a 3700 metros, entre agua-nieve, donde “disfrutaremos” de ese día de adelanto. 


En la cima de nuestro circuito

            Damos por terminada la etapa reina de nuestro trekking, una etapa de altura, con datos también de altura:

Dharmasala: 4460 m
CB Larke: 5170 m
Larke La: 5150 m
Bimtang: 3700 m
Diferencia de cota: 710 m+ y 1470 m-
Distancia: 15,3 km
Duración total: 9 horas
En movimiento: 6 horas
Desnivel: 850 m D+ y 1610 m D- 

En el Larke La, a 5150 metros


Lunes 21. Et. 10. Bimtang – Ponkar La – Bimtang.
Impresionante escenario
            Amanece radiante, salvo algunas nubes que adornan los cielos del Manaslu. Los próximos al Larke no pueden estar peor, lo que anima al grupo de ascensión a subir hasta ese campo base para valorar la situación de un posible asalto a cumbre. Por nuestra parte, no nos resistimos a quedarnos en el lodge y emprendemos una jornada de descanso activo. En las cercanías hay un lago que merece la pena visitar, el Ponkar La, de modo que los ocho que quedamos, acompañados por el sherpa Nima Tashi y uno de los porteadores que se presta, nos dirigimos a tan bello lugar, situado a unos 4000 metros, y para ello nos aupamos a la morrena lateral del imponente glaciar homónimo. El regreso lo hacemos por el mismo itinerario hasta el lodge, donde nos preparan la comida en el exterior, disfrutando de las vistas sobre las altas cumbres nevadas, y viendo cómo, irremediablemente, la tarde comienza a estorbarse, sin dejar de comentar nuestra preocupación por el cómo les irá a los del pico. Por nuestra parte, este paseo de hoy nos ha permitido mantenernos activos y formar parte de la singular belleza que nos rodea, en esta jornada de descanso activo. 


Ponkar Tal, entre las morrenas del glaciar homónimo

            Al final de la tarde adquiere protagonismo el regreso de los expedicionarios… ¿qué habrá pasado?... Hoy jornada de descanso activo, fuera de programa:

Bimtang: 3700 m
Ponkar Tal: 3965 m
Bimtang: 3700 m
Diferencia de cota: 265 m+ y 265 m-
Distancia: 5,7 km
Duración total: 3h 45’
En movimiento: 2h 30’
Desnivel: 520 m D+ y 520 m D- 

A pie de lago


Martes 22. Et. 11. Bimtang – Dharapani.
Rodeados de sietemiles
            Ya todos juntos, y sin mayores incidentes, emprendemos la salida de este idílico lugar, primera gran explanada de terreno llano bajando del Larke La, en el que se ven restos de viejas cabañas, y donde han florecido instalaciones para dar parada y fonda a los transeúntes de este circuito del Manaslu. En una muy dura jornada, por su duración y desnivel, vamos dejando atrás estas montañas, estas vistas, estas nieves eternas, que nos han amparado en estas últimas jornadas. Poco a poco nos vamos acercando a esas arenosas aguas que bravías bajan de los glaciares, y nuestro deambular cambia de escenario al, casi ya olvidado, ambiente tropical, con su marcado aspecto otoñal. 


Los ríos, con su característico color glacial, nos acompañan dejando atrás las montañas


Despedida visual del Manaslu
            La parada para comer en Karche, permite a algunos exponer su torso al sol que más calienta… que ya hacía días. Bajamos junto al Dudh Khola, afluente del Marshyangdi, ese gran río que conforma el eje central del tramo de ascenso en el trekking de los Annapurnas. Y es que en esa unión fluvial, antes de llegar a Dharapani, nuestro destino de hoy, en Thonche, ya entramos en ese circuito, que hace nueve años comenzaba unas jornadas antes, y que ahora ya se puede hacer desde aquí, porque ya llegan los rodantes, de hecho, ya comparten camino con nosotros. Ellos suben, nosotros bajamos, aunque también se ve subir a gente que inicia el trekking envuelta entre el polvo de los vehículos. ¡Qué pena! 


Comiendo en Karche

            Dharapani, que significa agua de fuente, donde concluye la larga etapa de hoy. Larga y dura por la distancia, la duración, el descenso… y también porque parte de nuestra alma se ha quedado en esos paisajes que dejamos atrás:

Bimtang: 3700 m
Dharapani: 1900 m
Diferencia de cota: 1800 m-
Distancia: 22,8 km
Duración total: 8h 30’
En movimiento: 6 horas
Desnivel: 300 m D+ y 2100 m D- 

Muro mani en Thonche


Miércoles 23. Et. 12. Dharapani - Jagat.
En Dharapani
          Amanecemos a pie de pista, con su polvo, ruido, y gentes, muchas gentes que inician el trekking de los Annapurnas. Señales contradictorias llegan a nuestra mente, no sabemos si tenerles envidia o no. Ellos van a gozar… nosotros ya estamos gozados. La ruta, común a la de entrada a los Annapurnas, como decimos, va por pista, pero se puede eludir algún tramo para transitar por el camino de siempre, que tomamos tras cruzar otro de los innumerables puentes tibetanos, y que es el que recorrimos hace nueve años en dirección contraria. Al paso por Tal hacemos la última comida en ruta, sin dejar de asombrarnos del entorno que se va abriendo a nuestro paso. La llegada a Jagat se hace con una sensación agridulce, por un lado la del deber cumplido, pero por otro la de que salimos ya de la montaña, que tantas satisfacciones nos ha dado, y que nos queda todavía una semana para llegar a casa. Una semana que se va a hacer larga… muy larga. 


Bajando por la pista

            Como larga ha sido también esta etapa, última de este extraordinario trekking de la vuelta al Manaslu:

Dharapani: 1900 m
Jagat: 1300 m
Diferencia de cota: 600 m-
Distancia: 18 km
Duración total: 6 horas
En movimiento: 3h 30’
Desnivel: 400 m D+ y 1000 m D- 

Desde el camino

Resumen de 12 días de actividad:
De programa: 77 horas total, 53 en movimiento // 178 km // 9100 m D+ / 8475 m D-
Total:              83 horas total, 57 en movimiento // 188 km // 9890 m D+ / 9260 m D-



Jueves 24. Tránsito en rodantes. Jagat – Besi Sahar – Pokhara.
Replegando, en Jagat
            La dureza de esta etapa anterior se suma al conjunto de las anteriores. Unas por distancia, otras por desnivel, otras por altura, cuando no por todo a la vez, han hecho que este trekking haya resultado más de lo que se preveía, solamente compensado por el salvaje entorno y la buena compañía. Pero esto no acaba aquí. Sí de andar, aunque hubiéramos preferido que no hubiera sido así. El tránsito con rodantes hasta Besi Sahar, se hace por pistas infernales, y a pesar de ser de “tan solo 2 horas” se hace interminable. En un momento de él alguien del grupo me pregunta por la altitud en la que estamos, y mi respuesta, sin responder, es que "... cuál quieres saber, la del fondo del bache o la de al salir de él...", porque hay que verlo para creerlo. Se hace bueno el dicho de que lo más peligroso de los trekkings no es la montaña precisamente. Al llegar a esta gran población cambiamos los TT por el microbús, que ya nos lleva hasta Pokhara, para alojarnos en el Mountain Kailash Resort, tras más de cuatro horas más de carretera, salvo el rato de comer, que lo hicimos en un establecimiento para olvidar.

Seguimos llevando la montaña en nuestro corazón


Viernes 25. Estancia en Pokhara.
Primeras luces sobre el Machapuchare
            La jornada posterior transcurre en esta ciudad nepalí, una de las más importantes del país. Y lo hace temprano, en el Sarangkot Sunrise, una buena atalaya para ver salir el sol y sus primeras caricias sobre el Dahulagiri y gran parte de los Annapurnas, entre los que se cuela visualmente el Machapuchare, la montaña sagrada. Se completa la agenda con el acceso por barca sobre el lago Phewa y ascenso a la Shanti Stupa, en la colina Anadu, una de las ochenta pagodas de paz budistas del mundo. Y por la tarde visita a Tashiling Tibetan, uno de los enclaves budistas formado por parte de los exiliados del Tíbet con motivo de la invasión china de los años 50. Agradable cena en el Tibetan Pema, un restaurante típico de cocina tibetana. Vuelta al hotel. Otra etapa que se cierra.

Los phewanautas


Sábado 27 a miércoles 30. Tránsito en rodantes a Katmandú. Estancia. Regreso a España.
Tráfico imposible
            La jornada siguiente, la de este sábado, para olvidar, traslado en bus a Katmandú por infernales y transitadísimas carreteras, incluidas dos horas de retención en lo alto de un puerto muy cerca ya del destino, por unas obras en las que no hay nadie trabajando. Más de ocho horas en total, de auténtica tortura, en las que tenemos que luchar para que los botes y vaivenes de la carretera no hagan caer tantos y tan buenos recuerdos del muro de nuestra memoria.


Boudhanat, la estupa más grande del mundo

Preparativos para la fiesta
            Los dos siguientes días “disfrutando”  de la capital, con inmersiones en su caos circulatorio, medioambiental y de todo tipo, para visitar el populoso Thamel, Boudhanath, la mayor estupa budista del mundo, Swayambhunath o templo de los monos, Bhaktapur, una pequeña ciudad histórica que ve cómo se van arreglando muy, muy, lentamente sus reliquias arquitectónicas, Durbar Square, con más monumentos históricos… 


Mercado callejero en la populosa Bhaktapur

            Y todo ello nos lleva al martes 29, día en el que iniciamos nuestro tránsito aéreo, para culminarlo al día siguiente en Madrid al filo del alba, dando por concluida así esta aventura, controlada, pero aventura al fin y al cabo, de la que regresamos impregnados del ambiente de montaña de un país volcado en ella, con unos enormes contrastes entre el mundo rural y el de las ciudades. 

              ¿Con cuál os quedáis? Yo lo tengo claro. 


            





            No hay nada como dejar pasar unos días, quizá unas semanas, para que reposen todas las emociones, todas las sensaciones, todas nuestras idas y venidas mentales y, con la perspectiva que te da el tiempo, poder planear sobre esos ambientes, sobre esas montañas, que ya forman parte de nosotros y que así seguirá siendo mientras tengamos memoria. Han sido 22 días fuera de casa, de los que 12 transitando por estas maravillosas tierras, cruzando sus ríos, subiendo y bajando por sus caminos, respirando su aire, bebiendo sus aguas, dejándonos bañar por su luz, dejando también, algo de nosotros por las innumerables aldeas de paso, también llevándonos algo de ellas, con enorme devoción y respeto hacia ese paisaje de grandes montañas, y ese paisanaje de gentes luchadoras por sobrevivir en un medio hostil. Ahí hemos estado, junto a estos compañeros de viaje, compartiendo con ellos caminar y camino. 

Aner
Ángel
Aritz
Carlos
Chelo
Denis
Josemari
Luis
Luis
Manolo
María Antonia "Toti"
Mikel
Pasang
Nims
Som
Nima Tashi
Equipo de guías y porteadores, a la salida de Bimtang

            Gracias a todos ellos por su compañerismo. Gracias por estar ahí, ocupándonos los unos de los otros. Gracias también a ese gran equipo de guías y porteadores, sherpas todos de raza única, por su entrega y por su amor por las montañas.

            Gracias también a los organizadores, CP MayencosAragón Aventura y Thamserku. Y a todos aquellos, particulares y entidades que, de una forma u otra han aportado su colaboración para que haya salido adelante.


          Difícil añadir más fotos a este ya largo de por sí reportaje, pero os podéis dar una vuelta por aquí para disfrutar de forma más completa de este viaje.