miércoles, 27 de julio de 2016

Bisaurín, de celebración

AQUERAS MONTAÑAS
Bisaurín (2.669 m)
Domingo 24 de julio de 2016



            Atípica salida del CP Mayencos. Decimos atípica porque además de no estar incluida en el calendario de actividades, no siempre se celebra un décimo aniversario de un evento. Bueno, más bien sólo se celebra una vez. Y en un año plagado de celebraciones, porque 60 años, son 60 años, eso es lo que hemos querido, celebrar también algo particular, porque de aquel hace diez años, en el 50º aniversario, claro, aún estamos orgullosos de que miembros de nuestro veterano colectivo montañero hollaran la cima del Gasherbrum II, que con sus 8.035 metros, es uno de los cinco ochomiles del norte pakistaní, y que en las personas de Alberto Ayora, Fernando Yarto, Kiko Borja y Javichu Dumall, consiguió el equipo de expedición.


            En aquella ocasión, no sólo se puso en marcha una, nunca sencilla, expedición a un ochomil, compuesta por diez personas, sino que también sirvió para que catorce más, los acompañaran, los acompañáramos podemos decir, y degustar las mieles, también las hieles, de ese paraje natural único en el mundo como es el Baltoro. Emoción, mucha emoción en aquel largo periplo, y emoción, mucha emoción, hoy al reunirnos en torno a ese recuerdo.


El Bisaurín, nuestro objetivo
            Como cualquier excusa es buena para echarse al monte, y ésta no es mala en absoluto, hemos convocado a las veinticuatro personas que el día de San Juan de 2006 comenzamos una aventura, que en sí misma, no celebraba, pero sí conmemoraba otra fecha, otro acontecimiento acaecido en ese mismo escenario hacía otros diez años. Estamos hablando del accidente del entonces Tte. Manuel Álvarez, que dejó su vida, sus ilusiones, sus pasiones, en los eternos hielos del GI. Hay quien ha excusado su asistencia, y hay quienes, sin haber participado hace diez años, han querido impregnarse de sus esencias.

En plana Mistresa
            Simbólicamente, pues, nos planteamos el ascenso al Bisaurín, que con sus 2.669 metros no tiene competencia a poniente en esta extraordinaria cordillera, que poco a poco va hincando su rodilla en tierra hasta beber en el Cantábrico. Así pues, somos una veintena de mayencos los que nos damos cita en el refugio de Lizara para resumir en unas horas lo que costó semanas, en este caso para subir a la cima más alta de los Valles Occidentales.

Nuevo trazado del GR 11
            Aunque inicialmente estaba previsto subir y bajar por el itinerario normal, a última hora, y viendo que en el barranco nos iba a amparar la sombra, cambiamos el paso, dirigiéndonos hacia la plana Mistresa. Un lugar interesante, calmo, pero con nervio, porque es capaz de distribuir juego entre los que suban al cercano puerto de Bernera y visitar el Valle de los Sarrios, y los que se aventuren a meterse en las entrañas de Secús, como es nuestro caso, y subir por la norte a este bello monte que es el Bisaurín. Lo que sí observamos son las recientes marcas de pintura rojiblanca, del nuevo trazado del GR 11, propuesto por el club, y que quedará ahí como aportación a esa ruta pirenaica a su paso por nuestra comarca.


En la canal
            Nos adentramos, pues, en el barranco, mecidos por la sombra y el susurro de las aguas. En hora y media tranquila nos presentamos en la plana Mistresa, donde paramos a echar un tentempié y trago de agua, para enfilar ya sin dilación ese pequeño valle que nos va a ir subiendo al compás del zigzag del sendero. Hay un par de plataformas, un par de respiros que el monte da al que los quiera aprovechar. Nosotros sí, claro. Todavía queda algún corro de nieve, pero blanda ya a estas horas y que no ofrece problemas. Nos agrupamos, y buenas fotos. A la hora y cuarto desde Mistresa, nos metemos en la canal, más estrecha y empinada, que obliga en algún momento a echar las manos, pero sin riesgo alguno.

Grandes desniveles
            Casi media hora para superar un buen desnivel, y ya nos encontramos en la norte del Fetás, con una evidente subida herbosa a nuestra derecha, y que hay que seguir tomándose con calma. En veinte minutos más hemos llegado a la cresta, que nos da vista a la solana del monte. El día está extraordinario en lo meteorológico. Aunque se va ya formando alguna nube de evolución, la vista que nos ofrece a los cuatro costados es la que siempre da este monte en sus mejores momentos, aunque hay gran carga de bruma en el horizonte, pero no es su culpa.

Llegando a cumbre
            Bien se vale que la cumbre es larga y ancha, porque la cantidad de personal que la ha congregado hoy es considerable. Pareciera como si en algún momento hasta estorbara el vértice geodésico, porque está tirado por el suelo. Bueno, pues el ritual de siempre, pasar lista a los montes y nuestras andanzas por ellos y bocado y trago. Cuando estamos todos, foto de familia, fotos se puede decir, porque todos queremos inmortalizar este momento, que no se repetirá. Un décimo aniversario sólo se celebra una vez.

Valle de Aragüés del Puerto
            Comenzamos pues el descenso, que cada uno hace a su paso, hacia el collado del Foratón, para desde él seguir las también recientes marcas, esta vez reforzando la variante GR 11.1. En hora y media nos presentamos en el refugio, y mientras llega el resto, algunos nos afanamos en los preparativos para la proyección de las imágenes que van a presidir la comida de hermandad con la que vamos a cerrar hoy la jornada. Unas imágenes vivas, cuyo recuerdo en los que allí participamos nos llevan a aquellos días en los que hubo momentos de todo, pero que sin duda los que prevalecen son los buenos, son los de amistad y camaradería entre los que asistimos, son los de esfuerzo constante para superar las dificultades del día a día en un ambiente hostil, en un terreno en el que las rocas y el hielo eran los auténticos protagonistas, durante los catorce días que duró el trekking para el grupo de acompañamiento y en torno a un mes más para el de expedición.


Edelweiss
            Los fogones de Xaro se encargan de reponer las fuerzas que hemos dejado en los caminos. Un montaje audiovisual de Luis se proyecta durante la comida, y tras los postres es el documental oficial de la expedición el que invade el ambiente, y el que todavía hace revivir con gran emoción aquellos momentos. Emoción que se extiende a los presentes al reforzar las imágenes con comentarios de los asistentes. Verdaderamente fueron días vividos con gran intensidad en uno de los parajes considerados como de los más bellos del mundo, en aquella expedición, acto culminante del primer medio siglo de vida del club.

            Hoy, diez años después, en plenas celebraciones del 60º aniversario, además de conmemorar lo pasado, queremos poner la vista en el futuro, en el futuro próximo, ya que para este otoño inmediato, ya se están ultimando los preparativos para esa otra gran expedición al Ama Dablam, que no tiene la altitud de los grandes, pero sí la vía elegida para su ascensión, más dificultad que las normales a algunos de ellos.

Pintado por Fermín Ochoa, y expuesto en La Casa de La Montaña, de Jaca
            Muchas emociones compartidas, que opacan los datos de hoy. Una distancia de 11,5 km, en un tiempo total de 6h 15’, del que 3h 45’ han sido en movimiento, para salvar un desnivel acumulado superior a los 1.200 m D+, en una jornada también memorable, con muy buen tiempo, en muy buena compañía, y en torno a una buena mesa. Todo bueno, sí.

               Gracias a los que han asistido, y también a los que queriendo, no han podido.
  



lunes, 25 de julio de 2016

Tour del Aneto, un mundo de sensaciones

AQUERAS MONTAÑAS
Tour del Aneto
Domingo 17 a viernes 22 de julio de 2016



            “El pirineísta va al Aneto como el católico a Roma o el atleta a las Olimpiadas. A la máxima cumbre, al último peldaño. A darles a los picos un vistazo definitivo desde el más levantado mirador. Nosotros, además, fuimos al Aneto a que el más alto y fino viento del Pirineo nos batiera sobre el pecho la camisa roja de la Agrupación Deportiva de Jaca”.

            De esta forma épica narraba D. Juan Lacasa Lacasa en agosto del año 34 del siglo pasado su incursión a ésta la más alta cumbre pirenaica, siguiendo los pasos de los precursores que descubrieron y hollaron las altas cimas de estas montañas. Unas montañas que se desangran, y más en las últimas décadas, reduciendo en extensión y espesor sus más valiosos tesoros milenarios como son sus glaciares. Pero no vamos a hablar de su ascensión, que no hemos hecho, sino de su rodeo. En un más que amplio recorrido de siete días, intercalando una de clavo, para ascender, ahora sí, al tresmil más oriental, el Mulleres, con un numeroso grupo de viejos amantes de las montañas, nos embarcamos en esta nueva aventura, con los grandes, en torno a los más grandes.
  


Uelhs deth Joeu
            Domingo, 17 de julio. Primera jornada. Artiga de Lin – Hospice de France. Tras una breve toma de contacto ayer con el entorno alrededor del fenómeno geológico que representan los Uelhs deth Joeu, reunidos todos ya en el hotel de Viella, damos comienzo a estas jornadas de auténtico delirio por bellos parajes, cargados de historia, entorno al macizo del Aneto-Maladeta. Los rodantes nos acercan hasta Artiga de Lin, que ve pasar bajo sus pies la enorme surgencia de las constreñidas aguas que vienen del forao de Aigualluts, en la cabecera del Ésera, verdaderas lágrimas vivientes de los agonizantes glaciares del macizo. Una vez allí, nos emboscamos para incorporarnos al barranco de Pomero e ir subiendo lenta, pero firmemente hasta el llamado Pas dera Escaleta, tras casi tres horas para salvar los primeros mil metros de desnivel.

En la Tuca dera Escaleta, con buen fondo
            Parada obligada para echar bocado y trago. Estamos bajo la línea de muga, hecha visible a través de enormes hitos. Un muy bien trazado camino, que pareciera una calzada, nos sube al Coth de Linfern, muy a los pies de la Tuc dera Escaleta, verdadera atalaya sobre el valle que hemos recorrido al subir, sobre el que se eleva el gran macizo de Aneto-Maladetas. No somos todos los que subimos, por lo que aceleramos el paso para bajar y tratar de alcanzar al resto, algo que hacemos en el Col de la Monjoia, donde volvemos a hacer dos grupos. Uno que baja por el trazado establecido, y otro que preferimos seguir cresteando hasta dar alcance a otra excepcional atalaya, ésta sobre el Baix Arán. Estamos hablando de la Tuca Entecata, que con sus 2.265 metros de altitud cierra por el nordeste un circo que alberga pequeños lagos, algunos de ellos condenados a su colmatación.

            Bajamos hasta la cabaña de Arro, para seguidamente seguir por el camino en busca de incorporarnos al itinerario original, que nos obsequia con una fuente de buen agua y nos mete en un hayedo, para depositarnos sanos y salvos en el Hospice de France, donde reposarán nuestros huesos esta tarde y noche, sin perder de vista el enorme barranco del Puerto de Benasque, campo de juego de mañana.


Resumen técnico primera etapa: Artiga de Lin – Hospice de France.
Distancia: 15,1 Km.
Tiempo total: 7h 55’. En movimiento: 5h 5’.
D+: 1.510 m. D-: 1.455 m.
Altura Máxima: 2.465 m. (Tuca Escaleta). Mínima: 1.320 m.





Subiendo hacia el Portillón de Benasque
            Lunes, 18 de julio. Segunda jornada: Hospice de France – Hospital de Benasque. Segunda jornada de esta travesía, que hoy comienza en el alto valle de Luchon, concretamente en el Hospice de France, el análogo al Hospital de Benasque en esta vertiente del Pirineo. Afortunadamente vamos a tener casi todo el camino a la sombra. Es lo que tiene el madrugar. Los primeros pasos discurren por el fondo del valle, hasta cruzar el barranco, donde ya se empiezan a empinar, hasta que comienzan las zetas, donde ya no hay solución de continuidad. Vamos dejando abajo el cauce del barranco, y lazada tras lazada vamos ganando altura sin remisión.

El Salbaguardia, reflejado en uno de los Boums
            El nuevo cruce del barranco no hace más que añadir más y más vueltas y revueltas a nuestro camino, hasta que al cabo de dos horas y media alcanzamos una plataforma en la que se suaviza el terreno. Entramos en una caótica cuenca, con un abrigo en estado semiruinoso. En un cuarto de hora más alcanzamos el refugio Benasque, junto a uno de los lagos Boums du Port, que refleja la silueta de nuestro posible objetivo del día, el Salbaguardia.

En el Portillón de Benasque
            La sombra de la subida por el barranco hace tiempo que quedó atrás. El sol cae con todo su peso. Nos refugiamos en unos barracones para echar un bocado… y a continuar. Y cómo?, pues volviendo al camino y a sus zetas, para ir tomando perspectiva sobre esta cuenca y alcanzar el ansiado Portillón de Benasque, punto más alto de toda la travesía, a no ser porque día a día le vamos añadiendo algo. Y lo que hoy toca es el Salbaguardia, que junto con el pico de la Mina son los verdaderos centinelas de este paso, auténtico símbolo de los pasos transfronterizos, culminado artificialmente, y quizá el más usado por pastores, comerciantes, contrabandistas, peregrinos y refugiados de uno y otro lado.

Lacs de la Montagnette
            Aquí se nos abre una de las panorámicas, quizá la más apabullante de todos los pasos de la travesía. Ante nosotros, el impresionante macizo de Aneto-Maladetas en todo su esplendor. Abrazos, fotos de rigor, y mientras parte del grupo se queda contemplándolo, hay otra que vamos tomando el marcado sendero para ir subiendo a la cumbre de este monte, que está casi 300 metros más arriba. En menos de una hora ya lo hemos alcanzado, y a la impresionante vista sobre el valle de Benasque y sus montañas, se añade la del valle de Luchon y los lagos de su cabecera. Son momentos en los que es difícil digerir tanta majestuosidad, tanta luminosidad, tanta belleza, que remueve todos los resortes del alma humana. Un verdadero y arrebatador éxtasis, del que pronto tenemos que salir para comenzar el descenso, los compañeros aguardan.

Desafiando
            Y efectivamente, allí los tenemos, en el Portillón, contemplando a un funámbulo en la cuerda floja. Bueno, eso es lo que se dice, porque está tensa, y bien tensa la cinta que tiene asida a una y otra pared de esta enorme brecha. Ya agrupados, descendemos un tramo, y en un lugar cómodo nos disponemos a echar un bocado. Y en hora y media nos plantamos en el fondo del valle, entrando en el circuito del recién marcado GR 11.5, una variante que le da también la vuelta al macizo, pero mucho más ajustada, poniendo en valor el nuevo refugio de Llauset.

Ya en Llanos del Hospital
            Una llegada por lo que son las pistas de esquí nórdico de Llanos del Hospital, y llegamos a ese establecimiento que ha sabido resurgir de sus ruinas, siendo hoy en día referente del turismo de montaña, y sede de la Fundación Hospital de Benasque, que tanto está haciendo por recuperar el rico pasado de estos lugares. Un paseo por los alrededores, rindiendo tributo a esas cabañas pastoriles puestas en valor, acompaña al caer de la tarde sobre estos bellos parajes.


Resumen técnico segunda etapa: Hospice de France – Hospital de Benasque.
Distancia: 14,1 Km.
Tiempo total: 8h 40'. En movimiento: 5h 20'.
D+: 1.485 m. D-: 1.135 m.
Altura Máxima: 2.736 m. (Salbaguardia). Mínima: 1.374 m.





Nos incorporamos al sendero
            Martes, 19 de julio. Tercera jornada: Hospital de Benasque – Cerler. Seguimos con tiempo estable. Caluroso, por tanto. Bien se vale que gran parte de la ruta de hoy la vamos a hacer también a la sombra, aunque veamos entrar el sol en el valle, el subirnos al sendero camino a Baños conseguimos burlarlo. Sí, y este sendero no sólo nos resguarda a la sombra, sino que nos ofrece otras muchas cosas, aunque se pueden resumir en una sola, un auténtico placer el de auparse con él, el de contornearse con él, el de disfrutar con él, de esta mañana por uno de los valles más espléndidos del Pirineo.

Camino a Baños
            En hora y media larga nos presentamos en los viejos Baños de Benasque, tan viejos que no se conocen a ciencia cierta sus orígenes, aunque no tanto como los de Luchon, con vestigios romanos. Un par de lazadas de carretera asfaltada y retomamos el sendero, que nos deja en la pista que une Plan de Baños con Plan de Senarta, no sin pasar por el estrepitoso barranco que trae las esencias del ibón de Cregüeña, uno de los más extensos del Pirineo, si no el que más. La llegada a Senarta viene acompañada de un parón para repostar. Atravesamos la zona de acampada hasta el arranque de la pista de Vallibierna, donde se cierra el anillo del GR 11.5 para continuar por la original, que es la que seguimos nosotros, pero en dirección contraria, para dirigirnos hacia abajo por la pista, que un delicioso sendero entre bojes va burlando.

Plenilunio en Cerler
            De nuevo en ella, se pasa cerca del camping Ixeia, y luego, tras pasar el puente de San Chaime, donde abandonamos el GR 11, nos dirigimos ya decididamente hacia Benasque junto a la carretera, ya que el sendero que discurre por la margen derecha intuimos sin restaurar desde las últimas grandes avenidas. En un caluroso ambiente llegamos a Benasque, donde aprovechamos para comer en unos veladores al amor de unas frías birras. Todo ello sin pensar mucho en el tramo que nos queda hasta Cerler, que casi todo él a la sombra, nos ventilamos en hora y cuarto. Entramos por el cementerio, y aún tenemos que recorrer unos cuantos cientos de metros hasta el hotel, donde esta noche descansaremos, no sin antes darnos un paseo nocturno para contemplar la salida de la luna en su recién estrenado plenilunio.


Resumen técnico tercera etapa: Hospital de Benasque – Cerler.
Distancia: 18,7 Km.
Tiempo total: 8h 45'. En movimiento: 5h 10'.
D+: 1.010 m. D-: 1.225 m.
Altura Máxima: 1.840 m. (Cno. Baños). Mínima: 1.120 m.





En el collado de Basibé
            Miércoles, 20 de julio. Cuarta jornada. L’Ampriu – Castanesa. Esta cuarta jornada la comenzamos con rodantes, ya que tenemos previsto subir al pico Castanesa, que añadirá unas tres o cuatro horas. Es Bárbara la encargada de  subirnos hasta l’Ampriu. Y ahí estamos, en torno a las ocho de la mañana, como todos los días, dispuestos a emprenderla. Por la pista subimos hasta en collado de Basibé, desde donde tenemos que tomar el camino de ese pico, el añadido de hoy. Las condiciones climatológicas han cambiado, y las nubes han venido a ocupar lo que estos días atrás era un cielo radiante. A ocupar, decimos, y de qué manera. Tras valorar la situación, decidimos no arriesgarnos y seguir nuestra ruta.


Bordas de Obarra
            En hora y cuarto de descenso sin sendero definido, nos presentamos en una cabaña ya a pie de pista, donde echamos un bocado y seguimos la bajada por este valle virgen… de momento. Pasadas las bordas de Obarra, el barranco de Basibé recibe el de la Sierra Negra, conformando el Baliera, que ya vamos acompañando hasta nuestro destino de hoy. Pero antes sigamos disfrutando del camino. De un camino al que se incorpora un numeroso grupo scout de Zaragoza, entre cuyos miembros nos vamos intercalando, especialmente para dar ánimos a chicos de 11 /12 años que van escachados con sus mochilones.

Poste indicador del GR 18
            Bordas de Teodó d’Ardanuy, cruce del barranco y nos presentamos en el desvío hacia Denuy a través del GR 18.1 o HU-PR 100, que nos llevaría a esa pequeña aldea, pero que no tomamos, siguiendo bajando por la pista, en la que enseguida nos topamos con la señal de GR 18 o Sendero de la Ribagorza, que en el término de Montanuy, en el que nos encontramos, ha sido convertido en Sendero Turístico, y que baja del collado de Salinas, al que llegaremos mañana, pero no por aquí, sino colgados por todo el cordal.

Fonchanina
            En menos de una hora nos presentamos en Fonchanina, otra pequeña aldea que ve pasar el tiempo con más pena que gloria. Los cielos empiezan a cumplir sus amenazas, y tras enlazar los más avanzados del grupo con los más retrasados, volvemos a hacer la goma huyendo del agua que comienza ya a caer. Dos kilómetros de carretera asfaltada median hasta Castanesa, en cuya Ca de Graus recalamos. Comemos, reposamos, y visita al pueblo, que como hace dos años nos recibe con amabilidad. Visita a la iglesia y a su torre. También a una parte de la casa de Don Rafael. Y ya en la plaza, rompemos esos corros de veladas vespertinas para unirnos a ellos y tratar de integrarnos, al menos por unos minutos, en esas conversaciones de pueblo, con sus cosas. Y poco más, de vuelta al redil y a esperar que la noche para un día.


Resumen técnico cuarta etapa: L’Ampriu – Castanesa.
Distancia: 16,2 Km.
Tiempo total: 5h 30'. En movimiento: 4h.
D+: 660 m. D-: 1.100 m.
Altura Máxima: 2.287 m. (Collado Basibé). Mínima: 1.365 m.




Valle de Castanesa. Fonchanina y Denuy
            Jueves, 21 de julio. Quinta jornada: Castanesa – Aneto. Seguimos con el tiempo revuelto. Javier y Maribel nos dejan para cumplir con sus compromisos santiagueros. Nosotros tenemos que subir al pueblo hasta sus últimas consecuencias, y por un barranco de indefinida traza vamos subiendo hasta el collado del Qüeso, a cuyo lomo nos aupamos para no dejarlo ya en más de cinco horas. Este enorme cordal, vierte al Baliera y al Barrabés, haciendo de su tránsito un verdadero disfrute a dos aguas.

En el Cornadelo, con buen telón de fondo
            Son varios los montes que subimos y bajamos, constituyendo un verdadero rompepiernas, que sólo con calma y paciencia somos capaces de llevar a cabo. Punta la Cuasta, Capsareta, Cornadelo, varias son las cimas que se suceden, hasta llegar a ésta última, trabajosa ésta última, a la que se accede sin esfuerzo tras el realizado ya para conseguir auparse a su vértice geodésico vecino. Estamos a 2.445 metros de altitud, y es la máxima altura de hoy, de modo que la aprovechamos para echar un bocado y disfrutar de sus más que amplias vistas.

Solitario barranco del Forco
            Ante nosotros las cabeceras de los valles de Basibé, que transitamos ayer, coronada por el pico Castanesa; y por el otro, el de Llauset, interrumpido por el embalse, cuya presa se intuye. Por encima de ambos le alza la solana del gran macizo Aneto-Maladetas. Hacia el sur, los valles se van rindiendo hacia la tierra llana. Una cerca metálica nos acompaña de bajada hasta el collado de Salinas, donde nos incorporamos el GR 18, que nos baja por todo el barrando del Forco hasta la cabaña Bisbe, donde aprovechamos para echar trago de su buena fuente. Ya por pista, en una hora alcanzamos la vieja carretera del embalse, que en otros veinte minutos dejamos plantada por el sendero que nos va subiendo valle arriba hasta que se nos abre a la vista el valle de Barrabés, desde donde comenzamos a descender hasta dar de nuevo con la carretera a la altura de unas antenas de telefonía.

            A menos de un kilómetros entramos ya en Aneto, y callejeando llegamos hasta Casa Moliné, con ganas, muchas ganas de llegar. La acogida, como siempre, muy buena. Esta familia se lo curra. Su cerveza fría y su cena caliente reconfortan cuerpo y espíritu.


Resumen técnico quinta etapa: Castanesa – Aneto.
Distancia: 20,1 Km.
Tiempo total: 8h 50'. En movimiento: 5h 55'.
D+: 1.320 m. D-: 1.410 m.
Altura Máxima: 2.445 m. (Cornaledo). Mínima: 1.360 m





Arranque hacia el Mulleres
          Viernes, 22 de julio. Sexta jornada: Hospital de Viella – Aneto. La dureza de la etapa de ayer ha hecho de criba para la de hoy, que fuera de programa se ha añadido para salirnos de la ruta y adentrarnos en uno de esos valles alpinos, uno de esos valles que confluyen en el gran macizo, y que de no ser así, pasaríamos de largo. Nos estamos refiriendo al de Mulleres, que alcanza este pico que se aúpa para pasar de los tres mil metros, y que es el más oriental de todo el cordal, haciendo muga con la vecina Cataluña. A él se puede acceder desde la Besurta, pero también desde la boca sur del túnel de Viella, donde aún queda algún vestigio de ese hospital de peregrinos, típico de los grandes pasos fronterizos.

Desniveles
            En resumen, que sólo con la compañía de José Luis y de Armando emprendemos esta jornada llena de dudas en lo meteorológico. Y decimos dudas, aunque en realidad los pronósticos no dejan lugar a ellas. Tras una madrugada de espanto, Mario de Casa Moliné, nos acerca hasta el arranque, que hacemos algo pasadas las 6 y entre dos luces. Comenzamos viendo el pico, pero pronto se le ve frecuentado por malas compañías, a las que no sabe renunciar. Aun temiéndonos lo peor, y aprovechando la madrugada insistimos en nuestro empeño. Los primeros pasos se realizan por terreno casi llano, por el fondo del valle, hasta que los saltos de agua indican que hay que salvar ya los desniveles que los producen.

Media vuelta
            La cosa va de mal en peor, hasta que tras haber superado un gran resalte junto a una cascada, y habiendo pasado como hora y cuarto, tomamos la decisión de volver sobre nuestros pasos. El monte ahí se queda, en sus asuntos, que parece le han interesado más que los nuestros. No le guardamos rencor, pero si no nos quiere nos tenemos que ir. La idea era que el resto del grupo saliera como un par de horas más tarde y subiera hasta donde subiera, poderlo coger a nuestro regreso del pico, pero así… cambio de planes. Cuando conseguimos cobertura les alertamos del panorama, y les proponemos que suban andando hasta Conangles, a donde nos dirigimos nosotros. Una vez allí, de vuelta a Aneto. Esa una alternativa para no echar una mañana al olvido.

Hospital de Viella
            Se consolida el plan. Al llegar nosotros al Hospital de Viella comienzan a alcanzarnos los nubarrones, y de muy malas maneras, con agua, viento y frío, lo que hace acelerar el paso. El agua se torna piedra justo al entrar en el bosque, lo que nos amortigua el arbolado. Aun así, seguimos por la pista decididos al encuentro del refugio, al que finalmente llegamos en medio de una gran tormenta de granizo. Almorzar y esperar es en lo que ocupamos el tiempo, hasta que a las dos horas llega el grupo, habiendo sido pasto también del mal tiempo. Es su momento de almuerzo. Y cuando parece que se han calmado ya los elementos, emprendemos el camino de vuelta a Aneto, a donde llegamos tras más de dos horas de descenso.

            El mal tiempo se consolida por la tarde, que pasamos a cubierto. Tras la cena, los postres, el brindis, los reconocimientos y… cómo no, los cánticos llenan el espacio del comedor. Emoción. Y a la cama.


Resumen técnico sexta  etapa: Hospital de Viella – Aneto.
Distancia: 16,9 Km.  
Tiempo total: 8h 30’. En movimiento: 4h 30'.
D+: 1.015 m. D-: 1.050 m.
Altura Máxima: 1.940 m. (Punto de retorno Mulleres). Mínima: 1.286 m





            Sábado, 23 de julio. Séptima jornada: Hospital de Viella – Viella. Séptima jornada, sí, pero para el grupo, cuya disciplina abandonamos para hacer el tránsito a Jaca, ya que mañana nos espera otra movida con el club. Una etapa que ya conocemos, ya que desde el refugio de Conangles ya hicimos hace dos años. Esta vez, con unos cientos de metros menos, la hacen desde el Hospital de Viella, para cruzar su puerto y caer en Viella, tras un largo, muy largo descenso.


            Por nuestra parte, nos ahorramos la caminata. Es Mario quien nos acerca hasta Viella, donde tenemos el vehículo para volver a nuestros orígenes. Han sido, por tanto, cinco días de tránsito en torno al mayor macizo de nuestra cordillera, a través de un amplio anillo de seis días de duración,  con unos 115 km., con 5.500/6.000 metros de desnivel acumulado (D+), pasando por cinco grandes valles: Arán, Luchon, Benasque, Castanesa y Barrabés, con cinco grandes collados: Coth del Infern, Portillón de Benasque, Collado de Basibé, de Salinas y Port de Vielha, de unos 2.400 metros de altitud media, habiendo ascendido a varios montes, entre los que destaca el Salbaguardia, de 2.736 metros, como máxima cota de toda la travesía. Hemos sentido el latir de la montaña. Como diapasones, hemos vibrado con ella. Y sólo nos podemos mostrar agradecidos, tanto por lo que hemos hecho como por lo que nos hemos dejado de hacer. Un verdadero placer el haber compartido caminar y camino con dieciséis incombustibles diesel trotamontes.
  




Los tracks, en:
Et. 1. Artiga de Lin – Hospice de France: http://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14118325
Et. 2. Hospice de France – Hospital de Benasque: http://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14118348
Et. 3. Hospital de Benasque – Cerler: http://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14118366
Et. 4. L’Ampriu – Castanesa: http://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14118389
Et. 6. Hospital de Viella – Aneto: http://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14118435

Et. 7. Hospital de Viella – Viella: