viernes, 7 de abril de 2017

El Balcón y Sable, sobre el Mar de Aragón

IXOS MONS
El Balcón (367 m)
Sable (393 m)
Jueves, 6 de abril de 2017


            Ahí donde el duro paisaje monegrino se abalanza sobre la gran depresión, antes de llegar a ella, se ve frenado por un reducto natural que cambia completamente de apariencia, pasando de lo puramente estepario, o beneficiado por el regadío, a una sierra que alberga bosques de pino autóctono, con otras especies de ambiente mediterráneo, formando un enclave único en el que naturalistas, biólogos, así como cualquiera que se haya acercado a él, han podido encontrar singularidades en los amplios campos de litología y suelos, vegetación y flora, fauna silvestre y reserva cinegética, que hacen de este singular lugar un reducto con unos biotipos de una riqueza extraordinaria. Hablamos de la Serreta Negra, entre el reseco Monegro y el Ebro calmado en el Mar de Aragón.

La vida se abre paso en estos austeros suelos

Camino del punto de arranque, vislumbrando ya el pinar
            Nos dirigimos en esta ocasión a la comarca del Bajo Cinca. Sí, porque más bajo no puede estar ya. El río Segre le pilla la delantera y llega antes que él al padre Ebro. Ambos políglotas, unen sus aguas a escasos kilómetros de su desembocadura en el embalse de Ribarroja, aguas abajo del de Mequinenza, el mayor de Aragón, cuyas orillas, extendidas a lo largo de en torno a 500 km, se retuercen sobre el terreno, formando una serie de vericuetos dibujados por manos artesanas. Sobre una de las atalayas que los dominan, se encuentra un monte con nombre propio, como todos, sí, pero éste más, se llama El Balcón, y se aúpa unos 300 metros por encima de ese ensanche artificial del Ebro que se abre paso a codazos por entre los montes circundantes.

Compañeros de viaje

Bajando a la val de Panocho 
            Partimos de la localidad monegrina de Peñalba, por la carretera A-2213, que se une a la A-2410 que viene de la bajocinqueña de Candasnos y que va en dirección a Caspe. Algo pasado el PK 17 tomamos a la izquierda una pista agrícola conocida como el camino de la Plana Ciega. A la altura de la balsa de Las Amargas, que sólo vemos en los mapas, entramos en el TM de Fraga, que ya no abandonaremos en todo nuestro tránsito. Como a 6,5 km desde la carretera encontramos una casa a mano izquierda, que es donde dejamos el vehículo. Estamos en terreno de concentración parcelaria, con extensos campos, y pistas rectas y bien trazadas. A lo largo de este recorrido motorizado, hemos tenido la ocasión de ver la alternancia de campos en barbecho con otros cultivados, que lucen sus mejores galas, verdes galas, acercándonos poco a poco a esos pinares que caracterizan este oasis de flora y fauna entre el paisaje monegrino y la cuenca del Ebro.

Comienzo y final de la ruta

Terreno de transición, entre la estepa y el pinar
            Bien, llegados pues a esta caseta, que no sabemos si alcanza la categoría de masía, y cuyo nombre desconocemos, dejamos el vehículo y nos echamos a andar. Si veníamos por el camino de la Plana Ciega, aún lo continuamos como algo más de 300 metros, al cabo de los cuales damos un brusco giro a la derecha, tomando otro, que en unos 900 metros más nos lleva al mas de Panocho en los mapas, pero del Planchiste sobre el terreno. Aquí, continuamos por nuestra derecha, abriéndose a la izquierda la vista a una val, la de Panocho. A unos 150 metros más tomamos el ramal que a ella baja, para dejar el del barranco del Espartal que sigue su curso, para continuar nosotros por la curva de nivel del camino de la izquierda, metiéndonos ya definitivamente en el de El Sable, para no dejarlo ya hasta un lugar próximo a nuestro objetivo.

Sabinas jalonando el camino

Llegando a El Balcón
            Mientras eso llega, nuestra aparente monotonía en el tránsito plano por estas tierras, no lo es tanto si vas observando todo lo que sale a tu paso visual, la masa forestal de pino carrasco se ve intercalada por enormes matas de florido romero, algún ejemplar de sabina, coscoja… especies todas ellas bien adaptadas a estos terrenos secos, terrenos de margas y yesos. En cuanto a las especies animales, tanto terrestres como de avifauna, también son las características de estos terrenos, destacando una nutrida presencia de ciervos. Gran parte de estas sierras está comprendida en el LIC de Liberola-Serreta Negra y en la ZEPA Valcuerna-Serreta Negra- Liberola.

Los Monegros, verdaderos Montes Negros, se asoman a la cuenca del Ebro
Estepas con vistas al Mar... de Aragón
            Conviene ir bien dirigido por estos caminos, por los que te vas encontrando bifurcaciones que de no pillarlas bien te desviarías del objetivo. Tres son las más importantes que hallamos, tomando siempre en todos casos la de la derecha, hasta tras haber transitado como unos 7 km y habiéndonos asomado ya a esa depresión del Ebro, dejamos este camino de El Sable para alinearnos con ese ancho eje fluvial y continuar también por nuestra derecha. Tras una brusca bajada, que se compensa con otra brusca subida, nos acercamos ya al punto más alto de este monte, a El Balcón, que con su merecido nombre se asoma a un espacio espectacular sobre esos meandros que dibujan las mansas aguas del Mar de Aragón.

Enormes barbechos junto al camino

Vértice de El Balcón
Vértice de Sable
            Hora y media larga hasta aquí. Disfrutamos, junto al vértice geodésico, del imponente panorama, y nos damos media vuelta, haciendo la ruta de regreso por el mismo itinerario. Y lo hacemos hasta un lugar próximo al Sable, otra de las puntas romas de esta gran sierra, donde tomamos un ramal a nuestra derecha para subir a visitar esta altura y su vértice geodésico, y seguir por el camino hasta una enorme finca, ahora en barbecho, junto al mas del Planchiste, desde el que continuamos por el camino común de la ida, hasta el punto de arranque, donde damos por terminada esta ruta, no tan montañera como otras, pero que nos ha permitido descubrir un insólito paraje que aporta diversidad a nuestra tierra aragonesa.

Terrenos de cultivo arañados al bosque

            Una bonita mañana, pasada por estas tierras fragatinas del Bajo Cinca, habiendo recorrido 14,9 km, en 3 h de tiempo total, del que 2h 40’ han sido en movimiento. En cuanto a cotas, la curiosidad es que es la misma la del punto de partida que la del objetivo de El Balcón, siendo algo mayor la del Sable. Unas plataformas sobre el cauce del Ebro, que por muy planas que parezcan, han dado de sí para casi 300 metros de desnivel acumulado D+ y D-.




  
Track:  https://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=17105727

No hay comentarios:

Publicar un comentario