viernes, 29 de enero de 2016

Parapetos, por las estepas de Jaulín

IXOS MONS
Parapetos (748 m)
Viernes, 29 de enero de 2016


            “… la guerra continuaba, Franco ya había previsto que la gran ofensiva se produciría rompiendo el frente de Aragón… … los nacionales vieron la necesidad de que había que fortificarse en profundidad… … después de la fallida ofensiva republicana sobre Zaragoza, los dos ejércitos entraron en procesos de reorganización y consolidación de posiciones… … en el mes de marzo de 1938 se construyeron los complejos defensivos que todavía hoy podemos visitar en el vértice Parapetos (Jaulín)…”. De Fernando Martínez de Baños.


Monumento de los ciclistas
             Esta narración, que a nadie deja indiferente, sirve de introducción para nuestro breve paseo matinal. Hoy hemos elegido estas tierras. Tierras de refriegas. Tierras de tránsito ciclista. Resecas tierras esteparias. Cuna de Goya. Más historia que pateo, porque nuestro monte de hoy está junto a la carretera. La A-2101, que parte de la N-330 y pasando por Botorrita y Jaulín se encamina hacia Fuendetodos. En el Km 15,750 (no en el 15,250 que figura en la publicación del vértice geodésico del IGN), frente a un espacio divulgativo de uno de los búnkeres quizá mejor conservados, parte un camino, en la misma muga con la vecina comarca del Campo de Belchite, que entre carrascas y floridos romeros nos lleva a lo alto de un monte habitado por más búnkeres. Pues es en uno de ellos, justo encima, donde tenemos el vértice geodésico que nos marca la mayor altura de este término de Jaulín.

Zona de búnkeres
            Mañana de nieblas. Nieblas que ocultaban al enemigo, del que por más que se ocultaran no podían deshacerse, y del que no nos hemos deshecho todavía. De un enemigo que se buscaba, que se busca, fuera, sin entender que se lleva dentro. La incomprensión, la intolerancia, la xenofobia, la rigidez mental, la falta de aceptación del otro, el no entender que cada uno puede pensar distinto, que puede ser distinto, la imposición en definitiva, el aplicar la razón de la fuerza en lugar de la fuerza de la razón. Y ahí seguimos, con esos búnkeres mentales, con los mismos problemas, que no resolvemos, porque les aplicamos las mismas soluciones.

            Al regreso, visita a esa fortificación. Y ya de vuelta, entramos en Jaulín para esparcirnos por su Parque Botánico en torno a la balsa, que alberga diversas especies de ánades, y con gran diversidad de árboles y arbustos, cuidadosamente etiquetados. En total, han sido 1,2 km, recorridos en un cuarto de hora, con apenas 15 metros de desnivel. De todo tiene que haber.


1 comentario: