miércoles, 14 de agosto de 2019

Circular Iguácel Larrosa, por la Garcipollera profunda

IXOS MONS
Larrosa (1140 m) 
Miércoles, 14 de agosto de 2019



            Lo que iba a ser una ruta corta, sobre la marcha se ha convertido en una más larga. Lo que iba a ser una incursión a Larrosa por el GR 15, subida a la divisoria y vuelta por la pista, le hemos metido un “poyaque” que la hemos estirado… y bastante. Todo porque no nos hemos conformado con apenas media hora de buenas vistas, no. Hemos sido más ambiciosos, como hay que ser en montaña, aunque siempre con la prudencia por delante, y como hoy era puro senderismo, hemos preferido prolongarla libando las mieles de esas buenas vistas dando un bucle mucho más amplio.

Barranco de Acín

            Seguimos por ese valle de la Garcipollera que triste dejaban sus habitantes cuando lo tuvieron que abandonar hace ya seis décadas. En esta ocasión, desde el aparcamiento de Iguácel, vamos a visitar Larrrosa, uno de esos despoblados, quizá el más distante, quizá el más profundo, para volver a esa joya del románico aragonés, tras cuatro horas de buen pateo.

Indicadores del GR 15, señalizado como Sendero Turístico de Aragón

LARROSA
Ruinas de Larrosa
            Una vez llegados al aparcamiento dejamos el vehículo y nos ponemos a caminar pista abajo hasta el desvío de Larrosa, menos de un kilómetro. Mucha es la compañía que llevamos, pero toda silenciosa. Muy silenciosa. Todo es vida a nuestro alrededor. Vida natural, sin humanos. Esto promete. Desde el comienzo vamos de la mano del GR 15, esa “Senda Prepirenaica”, hermana menor del GR 11, que lo recorre también, pero a más baja cota. En menos de media hora de haber tomado esta pista, las señales nos meten a un sendero, que en diez minutos, y con el mismo silencio, nos deja en Larrosa, otro de los despoblados de la Garcipollera, que contaba en el censo de 1950 con cerca de 60 habitantes, distribuidos en 12 casas. Pascual Calvo fue el último secretario, y como ya decíamos en nuestra entrada anterior, conjuntamente con Villanovilla y Acín por un lado, y Bescós con Yosa y Bergosa por otro, fueron anexionados sus términos municipales al de Jaca.

Panel informativo del GR 15 en Larrosa

Casas en ruinas
            Como entonces, el viento anida en las copas de los árboles cercanos, pero su ulular ya no es escuchado por nadie. Tampoco el barranco baja para nadie, ni el sol alumbra para nadie. Cuando vino por aquí “el San Juan pobre, que mete a todos en las ciudades”, que decía el ínclito Labordeta, el viento, el barranco, el sol, las tierras, se quedaron huérfanas. Unas tierras en las que no ha quedado nadie… ni para cerrarles los ojos. Piedra a piedra se va desmoronando el pueblo, nada resiste el paso del tiempo, con su soledad y abandono.

A la entrada del pueblo campa la torre de la iglesia

Detalle de los arcos ciegos y del friso
            La iglesia sí, la iglesia está mejor conservada, aguanta más los envites del paso calmado de los años. Es de factura románica, emparentada con las lombardas del Gállego, y bajo la advocación de San Juan Bautista. Desprovista ya de la cubierta, el resto está en relativas buenas condiciones, especialmente el ábside, rematado por arcos ciegos y friso con baquetones. De finales del siglo XI, su torre, más propia de una fortificación, es lo primero que vemos al entrar al pueblo. Lo recorremos sobrecogidos por su aspecto fantasmagórico y silente, un ambiente de bullicio, de ajetreo, de idas y venidas, de hace décadas, ahogado por la tristeza, la pena y el abandono. Un escalofrío recorre el cuerpo de arriba abajo, de abajo a arriba.

Seguimos por el bosque

LA DIVISORIA
Caminos de viejo
           Un panel informa del punto de situación dentro de esta gran ruta del GR 15, que debemos continuar. Y lo hacemos saliendo del pueblo por el sendero balizado y entre el pinar que, primeramente nos baja a cruzar el barranco de Acín, y luego nos va subiendo ya hasta que va bajando el horizonte, momento en el que el sendero se hace ancho camino, y ya a pleno sol nos lleva hasta la pista de la divisoria, no solo de municipios, Jaca y Sabiñánigo, sino de comarcas, La Jacetania y Alto Gállego. Momento de abandonar el GR 15, que nos llevaría a Acumuer, el pueblo de cabecera del valle del Aurín, porque seguimos por la pista hacia el norte, con unas espectaculares vistas ya sobre la Collarada, Collaradeta y Somolas, y la solana de la sierra de la Partacua.

Valle del Aurín, con Acumuer a la cabeza

Vistas hacia La Jacetania, con la omnipresente Oroel
          Continuamos durante cincuenta minutos por la pista que se va empinando. La vertiente derecha nos deja ver ese valle del Aurín por el que bajan las aguas del ibón de Bucuesa, que no vemos pero intuimos. Alguna casa arreglada y campos de cultivo de buen ver, en un barranco por el que discurre ese GR 15 hasta alcanzar el collado de Estachoplano y meterse ya en el mundo del Sobremonte de Biescas. Al cabo de esos cincuenta minutos, la pista sigue por la derecha, pero tomamos de frente un ancho camino que sigue por la loma a su encuentro como media hora más tarde.

Mundos Collarada y Partacua, separados por el tajo del Aurín

EL DESCENSO
Partacua y las sierras de Sarrapana y de Lucas
            Estamos en el punto más alto, como a unos 1910 metros, muy cerca ya del pico de la Letam y que dejamos para mejor ocasión. Convergemos con la pista que hemos dejado un poco más abajo y que da más vuelta, tomándola ahora para realizar el descenso que, de cara ya a la cuenca de Iguácel, comenzamos dejando a la derecha unos ejemplares de pinos que delatan haber sido pasto del fuego. Estamos entre pastos de montaña, y en media hora alcanzamos ya la línea de  bosque. Sin dejar la pista pasamos por los restos de cabañas y tapiales, que no disimulan un trabajoso pasado. En cuarenta minutos más completamos el descenso de esos 730 metros de desnivel, llegando justo al aparcamiento donde hemos dejado el vehículo.

Un bello ejemplar de Carlina

            Una bonita circular por la Garcipollera olvidada, a la que le hemos metido 3h 55’ de tiempo total, del que 3h 20’ han sido en movimiento, para recorrer 14,2 km y salvar un desnivel acumulado total de 940 m D+/-, y que ha culminado con una visita al interior de la ermita de Nª Sª de Iguácel, aprovechando que estaba abierta.


Las fotos y el track

No hay comentarios:

Publicar un comentario