domingo, 13 de agosto de 2017

Ferrata de la Zapatilla, sobrevolando Candanchú

VÍAS FERRATAS
La Zapatilla (2225 m)
Sábado, 12 de agosto de 2017



            Tercer verano consecutivo haciendo esta ferrata de la Zapatilla, disfrutona. Sí, disfrutando haciéndola y viendo cómo lo disfrutan los amigos, que todo cuenta. Empieza a ser ya todo un clásico. En este caso, somos 8 los que nos juntamos para ello, en una jornada espectacular en lo meteorológico después de varios días no vamos a decir invernales, pero desde luego, más que estivales.

Preparados para la marcha

Progresando camino de la pedrera
            Una ferrata ésta en la que hay que asumir la aproximación, que no es muy larga, pero sí costosa. La salida se efectúa desde el aparcamiento de Pista Grande de Candanchú, y hay un ligero desnivel hasta llegar al abrevadero de la Rinconada, tras haber atravesado buena parte del circuito de esquí nórdico. Desde aquí, el ascenso es muy fuerte hasta el comienzo de la vía, ya que en poca distancia se superan más de 300 metros, primero por empinadas laderas herbosas, que dan paso al canchal originado en el cono de deyección del Tubo de la Zapatilla. El comienzo de la vía está como a 200 metros por debajo del collado, de modo que ya nos comemos más de la mitad de desnivel, pero como hemos venido a hacer la ferrata, pues eso. Vamos.

Pedazo de subida

Testigos de excepción
            Tras dejar la gota gorda por el canchal, llegamos definitivamente a ese comienzo de vía, con una no muy grande plataforma para ir poniéndonos los avíos del oficio. Una vez enganchados a la línea de vida, esa sirga que nos va a acompañar durante todo el recorrido, incluido el de descenso, nos ponemos a ello. El primer tramo es bastante vertical, pero la roca es buena y no ofrece ninguna dificultad para asirse a ella. En unos cuantos metros llegamos a una pequeña oquedad en la que unos simpáticos animalillos te dan la bienvenida. A partir de aquí sigue una travesía en diagonal, que culmina en otro tramo vertical, con roca más lisa, provista de pequeñas presas artificiales adheridas con químico. Impresiona lo aéreo y expuesto, pero realmente no pasa de IIº desde el inicio.

Preparando los avíos

Progresando por los primeros compases
            Al terminar este último tramo sí que hay que tener cuidado, porque hubiera quedado mejor haber alargado la sirga unos metros más para salir asegurado de estos primeros pasos hasta llegar a terreno más estable. De cualquier modo, se puede hacer sin mayor problema. El espacio que se nos abre es sorprendente, porque desde la base de la estación no se lo puede uno imaginar. Estamos en el costado de poniente de esta gran mole que es la Zapatilla, dando cara en primera vista a Loma Verde, y a grandes montes de los Valles Occidentales. Se impone una parada para echar bocado y trago, aprovechando para contemplar todo lo que la vista da de sí, que no es poco.

Ante todo, seguridad

Entrando en la chimenea -imagen de Rafa-
            De vuelta al tajo hay que abrirse a la derecha, por la zona de hierba, tratando de evitar al máximo la pedrera, hasta que ya es inevitable, y en un brusco giro a nuestra izquierda nos encaramos hacia la pared, con el siguiente objetivo a la vista, un gran orificio vertical a pie de roca, que nos va a engullir para proseguir ferrateando. Y es lo que hacemos, tras volvernos a unir a la sirga comenzamos a trepar por la chimenea, hasta que un par de grapas rojas nos ayudan para auparnos a un pequeño anfiteatro, provisto de dos anillas en la pared, que aprovechamos para ir asegurándonos conforme vamos llegando. La chimenea no pasa de IIIº, pero la mochila nos puede enredar un poco y hay que andar con cuidado.


Esperando agruparnos para continuar

De contemplación -imagen de Jose-
            Una vez aquí todos proseguimos la marcha dirigiéndonos hacia un gran orificio por el que asomarse es una sorpresa mayúscula. Salimos a la mismísima suela de la Zapatilla, y el escenario que se abre a nuestros pies es impresionante. Justo este lugar es uno en los que hay que poner mayor atención, ya que desde el mismo asome hasta la sirga hay que dar como un par de pasos que no admiten errores. Ya todos en la sirga, sólo resta ir subiendo. El primer tramo se realiza por una pequeña canal, que conforme subes va desapareciendo, quedándote a la total intemperie, pero siempre asegurado a la sirga. Le sigue una pequeña travesía diagonal hacia la izquierda, y luego otro pequeño tramo de subida, para llegar ya al término de la ferrata.

Terminando, en un entorno espectacular

Culminando por la loma herbosa
            Lo primero que te encuentras es una pequeña plataforma, en la que hay que extremar también la precaución, puesto que está abierta a tres aguas. Hacia el sur, sigue la loma, pasando por el punto a tomar para el descenso, pero como opción se puede seguir, como hacemos, para subir por marcado sendero entre la hierba y por roca los últimos metros, llegando hasta la brecha que media para llegar a la verdadera cumbre de la Zapatilla, de 2225 metros de altitud, pero que nos contentamos con pasar un rato al filo de esa brecha.

Extraordinaria panorámica -imagen de Jose-

No es para menos
            Cuando nos cansamos de revisar los montes, los horizontes y la vida que queda todavía por ellos, regresamos sobre nuestros pasos para comenzar el descenso, el vertiginoso descenso, que también está asegurado por sirga. En un cuarto de hora lo realizamos, son menos de 100 metros de desnivel hasta el collado de la Zapatilla, justo en el arranque del Tubo, que los esquiadores de nivel conocen bien. Aún hay quien se anima a auparse a la siguiente cota, como si a la conquista de la isla de Perejil se tratara.

Bajando hacia el collado

            Bajamos hasta el paso de Tortiellas y nos tiramos por la pista, buscando la base de la estación, en una extraordinaria mañana de monte, haciendo esta ferrata de la Zapatilla, variada, divertida, disfrutona, a la que le hemos metido como 7 km, que hemos recorrido en 4h 35’ de tiempo total, del que 2 horas han sido en movimiento, con un desnivel acumulado de unos 740 metros, todo ello con muy buen tiempo y muy buena compañía. Para repetir, vamos.




El track, es el del año pasado, en: http://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=13898321

5 comentarios:

  1. Muy bien explicado, como siempre. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola.

    Es la primera vez que comento en el blog. Este pico siempre impone en invierno, cuando ves a los esquiadores lanzarse por el tubo, y sin duda es una alegría que hayan reequipado está vía, ya que antes daba pena ver el estado de la cuerda.

    Una vía fácil, pero que viene muy bien para coger práctica, y soltura en altura, que normalmente se suele combinar con el descenso por la sima de Tortiellas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eduardo, por tu comentario. Sí, es espectacular la ferrata, la llevamos haciendo ya tres años. El primero la complementamos con el descenso por la sima que comentas.

      Eliminar