jueves, 26 de noviembre de 2015

Sierra d'Angelé

IXOS MONS
Sierra d'Angelé (1.340 m)
Sábado, 14 de noviembre de 2015


            Seguimos aprovechando este regalo de tiempo, esta cuña de verano incrustada en un despistado y comodón otoño, que se nos ha instalado entre nosotros y que no sale ni con agua caliente. Pero eso, de momento ahí estamos para irnos despidiendo de él. Paseo corto hoy, pero no por eso menos bonito, por la Sierra d'Angelé, esa que se alza entre los valles del Aragón y del Lubierre, que descansa en aquél.

Costerones de Castiello
            Dejamos el coche en Castiello, junto a la carretera, y subimos, por no decir trepamos, por el barranco de Casadioses, hasta tomar la cabañera. Justo a esta parte más alta del pueblo llega el GR 15, indicado con su flamante nueva cartelería como Sendero Turístico de Aragón. Un sendero que cruza el Pirineo paralelo a su hermano mayor el GR 11, por lugares más bajos, incluso poblados, como es el caso.

Nueva señalización del GR 15
            Seguimos por la cabañera, que es por donde está señalizado, en dirección norte hasta dejarla y tomar un sendero a mano izquierda, sin abandonar el GR 15, que ya nos va subiendo más o menos cómodamente por entre viejos prados y foresta hasta el collado de Borau. Sólo por formar parte del último tramo, cómodo, entre el bosque, merece la pena venir hasta aquí. Ah, y por la vista que nos presenta este collado, punto de paso de la carretera entre Aratorés y Borau. Una hora desde el arranque. Esta sierra sigue al norte, y está cosida por la pista de las Blancas. La panorámica que contemplamos desde el collado sobre el Valle del Aragón y su dama la Collarada, es impresionante. Nos alimenta más que los cuatro pestiños que nos comemos.


            Le decimos adiós al GR 15, y a partir de aquí decidida dirección sur por pista, que juguetea con subidas y bajadas, hasta alcanzar su cota más alta en los 1.340 metros, punto en el que nos desviamos para tomar la pista a nuestra izquierda e ir bajando hacia Castiello, habiendo dejado la que traíamos para que continúe hacia el sur, y que pasando por las faldas del Estuche, Cantera Caxico y Grosín se dirija hacia Jaca y su Solana.

Ruinas de San Bartolomé
            Acompañamos a la pista en sus lazadas para ir bajando. Entramos a ver las ruinas de la ermita de San Bartolomé, espaldada ella, con sumo cuidado para no pisar su memoria por los suelos desparramada. Saliendo ya del bosque, nos vamos integrando en ese gran espacio que forma el Valle del Aragón, al que vierte el de la Garcipollera, que vemos enfrente, y que también se retuerce en su agonía desde la década de los sesenta, esa en la que no fue tan difícil traer prosperidad a un país arrasado en las anteriores, y que desde luego no fue gratis, al menos para las gentes de la montaña. Que me pierdo.


            Bueno, poco más. Llegada a Castiello y a casa. Una buena mañana, y en buena compañía. Poco más de tres horas de tiempo total, con dos y media en movimiento, para hacer 11,3 km, y en torno a 600 de D+.



No hay comentarios:

Publicar un comentario