martes, 18 de junio de 2013

I Ultra Trail Cazadores del Galicia. Jaca

CARRERAS MONTAÑA
I Ultra Trail Cazadores del Galicia. Jaca
I Campeonato de Aragón Ultra Trail FAM 2013
Sábado, 15 de junio de 2013
Domingo, 16 de junio de 2013



Hay amores que comienzan al despecharte de otros. Éste es uno de esos casos. No recuerdo ya el momento en el que nos inscribimos, bueno, nos pre-inscribimos a la 101 de Ronda, y qué desilusión cuando llegó el momento de la inscripción, unos días antes de las navidades pasadas, y no había pan para tanto chorizo. El caso es que, negaré que lo haya dicho, pero indagando, indagando en este mundillo militar, nos enteramos de que se iba a organizar este ultra con motivo de un aniversario redondo que no se pudo celebrar en su momento.

Las chicas recogiendo el dorsal
Bueno, la cosa es que vinieron más indagaciones, y la curiosidad mató al gato. Han sido cuatro meses intensos colaborando con la cabeza visible de la organización, especialmente en cuestión de diseño de recorrido y difusiones puntuales de información. Sin descartar, claro está, el tiempo dedicado a entrenar. Cuatro meses en los que hemos aprendido mucho, y que han culminado en la participación activa en este I Ultra Trail Cazadores del Galicia, de Jaca.

Mitad de junio, más no se puede. Apenas dos meses y medio desde que comenzó a publicarse, y siendo la primera edición, para una prueba tan dura, son dos cuestiones que no ayudan nada para engrosar la lista de inscritos. Es por ello que los en torno a 150 participantes hayan conseguido satisfacer las expectativas de la organización.

Michel, el Dtor. Técnico en la
Charla Técnica previa
Nervios, como hacía tiempo que no pasaba en la víspera de una carrera. Claro, será que esto no es una carrera. Viernes por la tarde, recogida de dorsales y charla técnica en el Palacio de Congresos. Acudimos con la esperanza de que se entremezclen los de todos y nos toque alguno menos en un nuevo reparto. Entre Olga, Xaro y Juan decidimos hacer un equipo, Os andarines de lo lugar. Lo mínimo para puntuar son cuatro, y que lleguen, claro. Qué presión.

Momento de la salida
Sábado. Finalmente, somos 143 los metidos en el redil habilitado en la entrada de La Ciudadela. La mañana promete, calor. Son las 10 en punto cuando se da la salida, no con mucha expectación. El personal sale disparado. ¡Están locos estos romanos! Vuelta completa a los glacis y enfilando hacia el recorrido urbano. Habíamos hecho la idea de hacer fotos a los verdaderos protagonistas, que son los corredores, porque el continente es importante, pero lo es más el contenido. De modo que si el recorrido es bonito, los paisajes también, y los monumentos por los que se pasa, lo mismo, más que todo ello son las personas en acción. Pero pronto se nos van las ganas… ¡no hay quien los siga! De modo que se nos quitan las tonterías, y a la china chana, cuando haya condiciones de trotar se trota, y si no pues no, que son muchos kilómetros, muchas cuestas, y mucho tiempo, así es que dará para todo.

Subiendo hacia el collado
Km 4. 10:40. 40' de carrera. Rapitán, a donde hemos subido ya bastante estirados, entre otras cosas porque el sendero no da más de sí. Echamos la vista a Jaca, que se mece en los hilos del tiempo, de mucho tiempo. Saludamos a Ángel Santamaría, máximo responsable, máximo culpable de que estemos por aquí, regando de sudor los caminos. Vuelta horaria al viejo fuerte, que nos da para ver Castiello en el fondo del valle. Espera, que vamos. Insulto al buen gusto y estética es lo que sentimos al pasar delante del bloque de apartamentos. Bien se vale que al entrar en el bosque se nos pasa. Un bosque que te encandila. A la salida a la vertiente oriental del monte ya podemos ver una reata de gente subiendo por la pista camino del collado. Por nuestra parte, primero tenemos que bajar de este monte hasta el fondo del barranco, con caricias de aliaga a nuestro paso, tocarle las enaguas a las faldas de la corona donde se asienta Ipas, y subir por donde van ellos. Lo dicho, tranquilidad.

El monte está que se sale del tiesto
Pues eso hacemos. Voy solo, y lo mejor, sin buscar compañía. Es como una peregrinación. Cada uno la suya, su meta, su objetivo, con sus recursos. Hay quien hace amigos, hay quien descubre que él mismo puede ser su amigo. Ya se va perfilando la siguiente cota del día, el Grosín. Seguimos hasta el collado, y luego hasta el desvío por un sendero hasta Bergosa, pueblo abandonado en los sesenta, como otros, como todos del cercano valle de La Garcipollera, por la construcción de un pantano que está lejos de aquí, y que a su vez sirve para mejorar la vida de otros pueblos que están más lejos aún. Que me pierdo.

Fajando los riñonicos. Importante
(foto de Pilar)
Km 12. 12:00. 2h de carrera. Bergosa. Avituallamiento. Tortuosa senda entre pastizales cubiertos de cardos por despoblado ganado. Bosque de pino repoblado, por despoblado territorio. Que me vuelvo a perder. Bajada al río Ijuez para acompañarlo en sus últimos momentos, para acompañarlo hasta su rendición en el Aragón. Y le recordamos que siendo niño ha tenido el privilegio de discurrir por esos lugares de alto valor telúrico donde se ubica la ermita de Nª Sª de Iguácel, otrora cenobio con sus orígenes hace casi un milenio. Dejamos el río y nos abrazamos al Camino de Santiago hasta Castiello, donde nos encontramos el siguiente avituallamiento y primer control horario.

El equipo en acción (foto de Pilar)
Km 15. 12:35. 2h 35' de carrera. Castiello de Jaca. Avituallamiento, donde instintivamente tomamos un trozo de plátano, pero que algo por dentro nos dice que saldrá entero. Hacemos piña con Jesús, un militar que anda por aquí dando la vuelta, con ánimos para terminarla. Primer control de tiempos. Por el interior del pueblo primero, y por deliciosa senda después, se sale ya a un punto considerablemente elevado de la pista, de una pista pendiente, descarnada, abrasiva, y que se hace más penosa si cabe al no terminar de asentar ese trozo de plátano. Demasiado verde, demasiado duro, ya nos dio esa impresión. Lo poto, o no lo poto. Ni se te ocurra. Seguimos. Arranque de sendero para visitar las ruinas de la ermita de San Bartolomé a pocos metros. Pasamos de largo. Por fin bosque, que aunque no nos evita el sol por estar bastante vertical, sí que se nota su presencia, sí que se nota su frescura.

Subiendo a Angelé
Por fin llegamos a la sierra de Angelé. En la otra vertiente tenemos un valle menor, el del Lubierre, que riega Boaru, y un poco antes la ermita de San Adrián de Sásabe. Es uno de los pocos que quedan en el Pirineo sin la fiebre asfáltica. Vista al norte para ver una cordillera aún con legañas, aún con velos. Cambio radical en la dirección, vamos hacia el sur, hacia Jaca, para llegar hasta el siguiente avituallamiento.

Km 22. 14:05. 4h 5' de carrera. Avituallamiento. Estamos a los pies de la prominencia del Grosín, y ya sin pensarlo nos emboscamos para en una corta, pero pronunciada subida, encaramarnos a lo alto del monte, donde nos encontramos un vértice geodésico y las ruinas de un antiguo asentamiento militar. También nos encontramos de frente, aunque no queramos, el monte de San Juan de la Peña y la Peña Oroel, siguientes hitos de la prueba.

En la cima del Grosín
Km 24. 14:20. 4h 20' de carrera. Ahí estamos, en el Grosín, acompañados por esta panorámica 360º entre la que nos sentimos el centro, y lo somos. Cada vez más calima, cada vez más nubes de evolución. Veremos. Bajada por la solana hasta la pista, que nos lleva a enfilar el barranco de Castelillo, por bosque, más amable. Un breve paso por un ancho cortafuegos nos lleva a la antigua finca de Las Planas. Desvío que tomamos a la derecha, para ir acercándonos a Caniás, por donde pasamos admirando alguna de las casas delicadamente reformadas. Estamos en la denominada Solana de Jaca, y vamos hacia Guasillo.

Amorraos en el barranco
Cruzamos el barranco de Castelillo, con el que hemos compartido niñez. Ahora más nutrido, nos lo agradece ofreciéndonos sus aguas, a las que nos amorramos sin piedad. Subida de una corona y enseguida ya Guasillo, donde nos volvemos a amorrar en un viejo aljibe, donde no es aconsejable beber agua, pero sí en la fuente de la iglesia, de una iglesia que reza a San Adrián, y que tiene vestigios del siglo XI. Mucha historia. Alguien ha puesto una manguera colgada como ducha de circunstancias, algo que no despreciamos. El calor es espectacular. Travesía por el canto de los rebosantes campos hasta Asieso, por cuya iglesia de San Andrés pasamos, teniendo ya más cerca nuestro próximo objetivo, el Cuartel de La Victoria.

Puente de San Miguel

Por una pequeña vaguada salimos a la carretera de la Solana, y por unas feas margas bajamos al Puente de San Miguel, de tardío románico, apuntando ya a gótico, con su crucero que, cuántos peregrinos habrán visto pasar, y nosotros aquí a lo nuestro. Cada tiempo trae su circunstancia, cada tiempo trae su emoción.

La primavera sale a nuestro paso
Arrastrando el cuerpo lo conseguimos subir hasta el Rompeolas, extremo norte del Parque de Jaca. Travesía urbana para rodear al IPE, ese Instituto Pirenaico de Ecología donde, como se diría antaño, esos locos científicos, se preocupan de la biodiversidad, se preocupan de la ecología, se preocupan de todos nosotros, pero a los que se les ha añadido una nueva preocupación que eclipsa a las anteriores, y es que cada vez se pueden preocupar menos por todo ello, por la merma constante de recursos. Ves?, me vuelvo a perder.

Km 34. 16:45/17:15. 6h 45' / 7h 15' de carrera. Cuartel de La Victoria. Meta para muchos. Para nosotros sólo meta volante. Segundo control de tiempos. Comer, beber y buena vuelta de vaselina a los pies es lo que hacemos. Entre unas cosas y otras, media hora. Ah, claro, y recolocarnos las neuronas también. Seguimos. Como buenos urbanitas, nos acercamos hasta el paso de peatones. Trasera de la residencia y, oh sorpresa, encontramos al amigo Toñín en bici, que nos acompaña hasta Forranchinas. Seguimos.

Fuente de Forranchinas
Un delicioso sendero peri urbano nos lleva al que baja a la Depuradora y Puente Kennedy, para tomar otro tramo tedioso de pista. Desvío finca Saro, y entrada de nuevo  al bosque en el Monte Guaso. Se hace bien. Jesús se va quedando. Cambio de divisoria y llegada a confluir con el ramal del Camino de Santiago que sube al peregrino a los monasterios. Hoy lo va a hacer a nosotros.

Km 46. 19:10/19:30. 9h 10' / 9h 30' de carrera. Atarés. Avituallamiento y punto sanitario, con fisioterapia y podología, que no aprovechamos, nos guardamos los comodines para el final… o a ver si por no usarlos no llegamos al final… Veremos. Comer, beber, vaselina y neuronas, lo de siempre, pero más en esto último, ya que empezamos a cruzarnos con corredores de vuelta de los monasterios. ¡Qué fuerte! De nuevo vemos a Ángel Santamaría, también a Juan Torronteras, qué lujo. Bueno, seguimos, y lo hacemos por pista, que en los primeros compases nos recuerdan que tenemos tibiales. La madre que…! pero cómo no me lo habéis dicho hace un rato? En fin, procuramos no acordarnos de ellos y se les pasa por aburrimiento.

Avituallamiento en Atarés
Un pequeño puente de madera nos cruza el barranco para subir de nuevo a la pista, pero ya por poco tiempo, porque el sendero manda. Entre que baja el calor, y de nuevo ir por el bosque hace que sea más llevadero el camino, un camino que en ocasiones es superado por el caudal del barranco, y hace que tengamos que mojarnos los pies, que no está mal para refrescar, pero veremos si no trae consecuencias con las rozaduras. Bosque y más bosque, sendero y más sendero, cuesta y más cuesta.

Salimos a la carretera de Bernués. Seguimos solos, disfrutando por ello. Al discurrir las trazas de GR por el asfalto, se ha marcado de circunstancias por el monte, hasta que ya sí nos metemos en dirección al Balcón del Pirineo. Qué momentos, xD, qué lugares, xD, cuánta soledad y cuánta compañía, cuánto silencio y cuánta elocuencia, cuántos seres todavía por aquí, y los que se han ido, nos cuentan. Todo bañado por la luz de ese día que se escapa, por la luz de ese sol que se va a dar lección a otra parte. Balcón del Pirineo. Breve, brevísima contemplación y para el Monasterio Nuevo, construido a raíz del último de los grandes incendios en el Viejo ya decadente, allá por 1675, y que fue usado hasta la Desamortización de Mendizábal, en 1835, dispersándose la comunidad benedictina que lo habitaba y expoliando todo lo de valor. Que me vuelvo a perder.

Huellas de peregrinos
Km 53. 21:30. 11h 30' de carrera. Avituallamiento junto a la antigua Casa de Forestales, hoy habilitada como Centro de Interpretación del Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel, y tercer control de tiempos. Llevamos la misma dirección que la noche, pero en su ultra particular es más rápida. Hemos cumplido el objetivo de llegar aquí antes que ella, y lo conseguimos, aunque ya han encendido la luz. Nos aliamos con Luis, componente de Os Andarines d’Aragón, para que la noche no nos confunda. Vamos bajando hacia el Monasterio Viejo, verdadero monumento de la historia y del arte de esta tierra, cuna del Reino de Aragón, donde Nobles y Reyes yacen a cambio de favores terrenales y celestiales, donde fue escondido y custodiado ese vaso en el que Jesús celebró su última cena con sus amigos. Eso dicen. Ríos de tinta han corrido y corren acerca de estos lugares. No estamos para eso. Sí para seguir bajando hacia el siguiente objetivo, con apenas luz en tramos de bosque.

Nos volveremos a ver, sin duda
Km 58. 22:30. 12h 30' de carrera. Avituallamiento líquido. Santa Cruz de la Serós, que con su iglesia de Santa María, única superviviente del antiguo monasterio de benedictinas, nos recibe serena, amable, recogida ya en sus cosas. La ermita de San Caprasio, más chica, ya ha ido a dormir. Frontales, nuevo reto, la noche. Unas urbanizaciones nos sacan a la pista que nos sube por el barranco junto al Monte San Pelayo. Pista que se hace senda, estrecha senda por estar muy vestida, por estar muy poco transitada. Salida de nuevo a la pista y vuelta a Atarés. Comida, bebida, y nada más. Ni vaselina, ni cambio previsto de calcetines, ni puesta de abrigo, ni neruronas… Veremos. Aquí se nos une Santiago, otro ultradicto, que se ha venido desde Jaca trotando deliberadamente a nuestro encuentro. No sabía qué hacer esta noche y se ha dicho… pues a entrenar, no? Los tres ya hasta el final.

Iglesia de Santa María, en
Santa Cruz de la Serós
Tediosa pista, menos de noche, hasta el arranque del sendero del Barranco Fondo, que nos sube a la carretera del Puerto de Oroel, donde nos encontramos con el cuarto control de tiempos. La noche sigue callada y trae fresco. Cruce de carretera y Calzada Romana, que viene del Somport y que en su tiempo estuvo supeditada a la que baja del Puerto del Palo, en Oza, y que llevaban a los romanos y sus mercancías hasta la mismísima Zaragoza. Rodeamos el macizo de la Peña Oroel por la solana, claro, ahora no mucho.

Km 78. 02:55. 16h 55' de carrera. Avituallamiento caliente. Fin de la pista que viene de la Pardina Ordolés y comienzo del sendero que nos sube entre bosque hasta el collado, pasando por la ermita de la Virgen de la Cueva, que reúne a decenas de cruces en su romería, cruces de pueblos con gentes y sin ellas, pero con cruz. Lástima que se le ha caído el mundo encima. Los últimos compases van al descubierto y son pendientes. Las garrillas empiezan a preguntar que qué está pasando. Ni caso les hacemos. Ande manda el amo se ata el burro, aunque se ahorque. A seguir y a callar. Un fuerte y frío bochorno hace su aparición en escena, en una negra escena. La luna, a medio crecer ya nos ha dejado, y lo ha hecho manteniendo un cielo despejado, estrellado, listo para soñar.

Puerto fuera de categoría
Estábamos con lo del frío. Y estábamos con que no nos habíamos abrigado. Pero lo llevamos todo en la mochila, eso sí, por si acaso hace falta, la térmica, el chubas, las mallas pirata, pero ahí están bien, abrigando la espalda. Lo malo será la vuelta, con el viento de frente.

Km 83. 04:10. 18h 10' de carrera. Avituallamiento líquido. Cruz de Oroel, donde sus 1.769 metros de altitud señalan el punto más alto de todo el recorrido. Por fin, no nos lo podemos creer. Todo el santo día viéndola, todo el santo día rodeando este macizo, y ahora que llegamos se hace la dormida, pero con los pelos sueltos, el viento es infernal. Una buena ocasión para estar aquí a estas horas. Tocamos chufa y de vuelta, que como es por la arista, pues más aire, más frío y más acordarnos de por qué no nos habríamos abrigado, pero el sólo hecho de pensar en quitarnos la mochila para sacar las prendas nos hace desistir, con lo caliente que llevamos la espalda, con lo calientes que llevamos los riñones. Esto pasará. Con un fuerte viento de frente llegamos hasta el collado, donde pasa, claro que pasa, el bosque nos abriga.

Llegada de parte del equipo
(foto de Pilar)
Km 87. 05:15. 19h 15' de carrera. Parador. Avituallamiento. El descenso se ha hecho tedioso, largo, y con mucho cuidado, porque la erosión hace que haya muchas raíces al aire, pero ahora duermen. Carretera hasta alcanzar el Barranco de San Salvador, que con su profusión de bolos nos baja hasta el edificio de la fuente, que dejamos a la izquierda para tomar otro barranco, ahora de subida, y se agradece, hasta el Polvorín. Un corto tramo de pista y de nuevo sendero, en el que vemos clarear. La Tierra ha dado la vuelta y nosotros seguimos también con la nuestra. Salida tangencial a la carretera de Oroel y Barranco de Ballatás. Más pista. No sólo amanece el día, también Juan, Juan Torrontera de nuevo pertrechado con su máquina de fotos. ¡Qué fuerte!

Con Luis en la Catedral
Km 94. 07:00. 21h de carrera. Jaca. Fuente de Baños, que recoge el sentir de tantas y tantas mujeres que antaño traían aquí sus coladas, traían aquí sus chismes, traían aquí sus vidas, traían aquí sus trabajos y sus esfuerzos. Le damos la espalda a la ermita de Sarsa, que tan cuidadosamente trajeron despiazada y vuelta a montar, y nos dirigimos ya por circuito urbano. Calle Ramiro I. Plaza del Marqués de La Cadena. Torre del Reloj, que en vertical atesora tanta historia. Ayuntamiento presidiendo la calle Mayor. La del Obispo, con su palacio episcopal. Catedral y de nuevo La Ciudadela. Puedo decirlo otra vez? De nuevo La Ciudadela. De día, como la dejamos. Glacis. Rompeolas. Más callejeo y...

Km 96. 07:20. 21h 21' 36'' de carrera. Acuartelamiento de La Victoria. No hay palabras, sólo sensaciones. Abrazos con Ángel. Abrazos con Michel. Y pellizcos en la cara, a ver si era cierto o seguimos soñando en esta atípica noche. Medalla de allegador y ducha, masajes, comida. Sí, por ese orden. La ducha que se nos lleva esa segunda piel que se ha ido trazando a lo largo de tantas horas. El masaje, bueno, el masaje mano de santo, aunque terminamos de ver el firmamento que no nos ha dado tiempo durante la noche, pero con unas descargas espectaculares. Y la comida, pues eso, qué vamos a decir de la comida, apretarse una fideuá y media a las nueve de la mañana no tiene precio.

Con Ángel Santamaría
Luis Lardiés, que para eso están los amigos, me acerca a casa. Son casi las diez, y el cuerpo no está a las doce en la entrega de premios, a la que sí asiste el resto del equipo. Ostras, es verdad, que teníamos un equipo… Bueno, la carrera es muy larga y cada uno tiene que hacer la suya. Lo importante es que habiendo terminado los cuatro hemos obtenido un más que meritorio segundo puesto. Olga y Xaro arrasando premios, primeras veteranas del Ultra, terceras general femenino Campeonato de Aragón, primeras veteranas femenino Campeonato de Aragón. Bueno, una pasada de tías, cómo están! La pena es no haberlos podido abrazar, ni en la llegada a meta, ni en la entrega de premios. La edad no perdona.

En mi caso, en la Clasificación General del Ultra, en el puesto 76 de 100; el 67 de 90 en Masculinos; el 12 de 15 en Masculinos Veteranos. Y en la Clasificación para el Campeonato de Aragón, el 24 de 25 en la General; el 20 de 21 en Masculinos; y el 5 de 6 en Masculinos Veteranos. Pero lo cierto es que ser el segundo de más edad en salir, y el más mayor en llegar, en una prueba en la que más del 30% se ha retirado, y llegar en 21 horas y 21 minutos, de las 24 que daban, creemos que es para estar satisfecho. Muy satisfecho. ¿El truco?, en las pruebas de ultra fondo, cuanto más se debilitan las piernas, más fuerte tiene que estar la cabeza, si no, estamos perdidos. Al final, aún han quedado fuerzas para sonreír. Bien está lo que bien termina. Gracias a todos y a todo.

 
(me ha llegado la foto, desconozco el autor)


La crónica de Juan, un blog amigo:

El reportaje completo de fotos, en:


El track, también de Juan:


17 comentarios:

  1. Bravo Chema.
    En dos palabras: ¡¡IM PRESIONANTE!!

    Jose Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jose Miguel, gracias. Me voy, que tengo ya un pie en el avión...

      Eliminar
  2. Madre mía que titán estás hecho , enhorabuena a ti y tu equipo de amigos.Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cacatúa. La verdad es que el primer sorprendido fui yo, porque estando tan tocado de lumbago como estaba...

      Eliminar
  3. Mi mas sincera enhorabuena, Chema.
    En primer lugar por acabar la cerrera, en segundo por esta cronica que siempre quedra para juntara con los recuerdos que tenemos cada uno que realizamos esta prueba y en terero, por ayudarnos a que todo este follon se haya podido realizar.
    Un saludo y un placer haber compartido contigo algunos de los entrenamientos, pidiendo aprender muchas cosas.
    Lo dicho, enhorabuena y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros, Nacho, que me habéis "obligado" a terminar una prueba que tanto nos hemos pateado en los entrenamientos previos.

      Eliminar
  4. Felicidades Chema, por la carrera, por la crónica, por ser como eres.
    Tu crónica, como siempre, emocionante.
    Y para ti una buena parte de las felicitaciones que hemos recibido, porque mucha culpa del éxito de esta carrera es tuya.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Michel. Contigo no es difícil meterse en estos fregaos...

      Eliminar
  5. una pregunta
    por que habiendo un minimo de material requerido por ejemplo el ganador nacho cabal no llevaba ? las reglas están para todos o no ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué contestarte a eso, Anónimo. Lo que sí puedo decirte es que aunque he echado una mano en algunos aspectos, puntualmente, en la organización, la edición de este blog es a título personal, como participante en la prueba. Te animo a que le traslades la pregunta al contacto de la web oficial del Ultra. De todos modos, gracias por el comentario.

      Eliminar
  6. Enhorabuena!!!!, es lo que perseguías......., eres todo un campeón. Felicidades primico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sí, este era el reto inmediato. Habrá que ir marcándose ya otros... o quizá ya estén marcados... Gracias por el comentario.

      Eliminar
  7. Chema!!!
    Estáis todos hechos unos auténticos titanes!
    Enhorabuena por esta aventura!
    Lo dicho, SOIS UNOS FIERAS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas que las puede conseguir cualquiera que se las proponga. Sólo hace falta constancia en el trabajo, mucha constancia. Gracias, Albertico, por el comentario.

      Eliminar
  8. Emocionante, las chicas te hechamos de menos y nos acordamos de ti en toda la carrera.¡Qué satisfacción conseguir la meta después de un trabajo bien hecho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también os eché en falta, pero es incuestionable que cada uno tiene que hacer su carrera. Desde la subida al Monte Guaso, hasta San Juan de la Peña fui solo, y es una experiencia totalmente recomendable, lo mismo que no pasar la noche en solitario, de modo que me alié con un andarín y ya no corrí, lo que me hizo perder casi hora y media. A mitad de distancia llevaba 10 horas. Fui reservón, lo que hizo que llegara entero. Tenía el compromiso con el equipo, no? Gracias por el comentario.

      Eliminar