jueves, 30 de mayo de 2013

Cruz de Oroel por la Vía Mayencos

IXOS MONS
Cruz de Oroel 
por la Vía Mayencos
Domingo, 26 de mayo de 2013



          Bien. Aquí estamos de nuevo, como hace cinco años, para tratar de alcanzar la Cruz de Oroel a través de la Vía Mayencos, en una más de las actividades programadas por la Sección de Montaña del CP Mayencos de Jaca. En esta ocasión, somos cinco con Ástrid, Javier, Fermín y Julio, de la mano (de la cuerda, podríamos decir) de Javier Garrido, Guía de Montaña de Aragón Aventura.

En uno de los pasos horizontales
            Como no somos capaces (o no queremos, nunca se sabe) de terminar con tanta y tanta agresión a la atmósfera, ésta reacciona como puede, y lo que tendrían que ser unos meses primaverales, es decir, de inestabilidad, están siendo mucho más que eso, no propios de esta época del año. No se recordaba que a finales de mayo hubiera tantísima nieve en las cumbres, incrementándose cada día por una nueva capa. La montaña luce un vestido que no es usual, con suéter y tocado blanco invernal, y faldas verdes primaverales, casi ya veraniegas. Sí, visualmente es muy raro. Sería normal si las cumbres tuvieran mil metros más de altitud, pero no. Lo bueno es que podemos soñar como que estamos en Alpes.

Contemplando el bello panorama
            De cualquier modo, que nos quiten lo bailao, porque hoy sale una mañana 10. Un limpio cielo, iluminado por un sol radiante es lo que nos ofrece. Y eso es algo que a las siete y media de la mañana, en la puerta del Club ya nos damos cuenta. Promete. Sí, promete.

            Tras un breve paso por el puente La Lana, en el que Javier Garrido nos ilustra sobre el itinerario a seguir por la pared, nos llegamos al Parador, desde donde iniciamos el ascenso, que lo es de aproximación hasta la roca. En este primer tramo de bosque, le metemos como tres cuartos de hora. Aunque no es necesario encordarse de momento, lo que sí hacemos es colocarnos los elementos de seguridad, casco y arnés. Pasos horizontales por estrechas fajas se intercalan con ascensos, a veces a cuatro patas, por la pared.

En un momento de la ascensión
            Otros tres cuartos de hora y se llega a la base de una pequeña chimenea, que nos obliga ya a poner más atención, subiendo uno por uno, encordados, y asegurados por Javier, que nos ha precedido. Mientras subimos unos y otros, nos da tiempo para contemplar el extraordinario espectáculo que tenemos enfrente, una vista que no da abasto para alcanzar tan limpios y lejanos horizontes. Toda la Bal Ancha a nuestros pies, verde, hermosa, presidida por el Campo de Jaca. Es una pequeña depresión que separa estas Sierras Exteriores de la cordillera pirenaica. Y claro, también ella, esa cordillera que une dos vastas y mayores depresiones, la de Aquitania y la del Ebro, que hoy se nos muestra desnuda, sin velos, blanca, radiante, como novia de eternas bodas.

Llegando a la Cruz
           Volvemos nuestra mirada a la roca, porque tras superar la chimenea, una nueva y larga travesía horizontal nos aguarda para situarnos ya casi en la vertical de la Cruz, a la que vamos subiendo ya en delicadas maniobras atentos a sensaciones de pies y manos. Juan, que ha subido con Alba por el camino normal, ya nos tiene al alcance visual, y todos ya en la Cruz, lo festejamos con las fotos de rigor. Visita obligada a la cima oeste. Y recuerdo, también obligado a las etéreas presencias.

Poco más de tres horas desde el Parador han hecho de esta subida todo un lujo, por el ascenso, por la compañía, por la guía, por la mañana, por el espectáculo que se nos ha ido ofreciendo conforme hemos ido tomando altura. Por todo, y por todos. Gracias.



El reportaje completo de fotos, en:

10 comentarios:

  1. qué bonito reportaje, muy completo.Me ha devuelto las sensaciones de aquel momento.Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonito es compartir la belleza! Gracias, Cacatúa, por el comentario.

      Eliminar
  2. ¡Enhorabuena a todos y en especial a Astrid!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Diego. Estoy de acuerdo en que le hacía falta algo así.

      Eliminar
  3. Precioso día, bonita y dura subida pero....! Yo os espero arriba con Juan y Alba ! ¡ Aupa Astrid !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, Yoli, hay caminos para todos. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. Hola! Claro que puedes coger la foto del blog, no hay problema. Pero cita la fuente, eso si, porfa.

    Un saludo montañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Descuida, Lola, siempre lo hago. Gracias.

      Eliminar